Derrota para el aprismo y Alan García en Perú

Debacle es el calificativo más usado por los analistas ante la magnitud de la derrota sufrida por el Partido Aprista

Autor:

Juventud Rebelde

LIMA, noviembre 20.— Debacle es el calificativo más usado por los analistas ante la magnitud de la derrota sufrida por el Partido Aprista, del presidente Alan García, en las elecciones regionales y municipales peruanas del domingo, remarcó PL.

Los comentarios atribuyeron el catastrófico resultado a un temprano desgaste de la administración gubernamental, a la mala gestión de los 13 gobiernos regionales que controlaba y a la escasa credibilidad del aprismo, dijo el cable.

El partido de gobierno ganó apenas una de las 25 administraciones regionales en juego en un contexto de auge de fuerzas locales de diverso signo y contrarias al centralismo, que se hicieron de 21 de esas gobernaciones, señaló la agencia noticiosa.

La derrota, según el analista Héctor Béjar, es consecuencia del pésimo desempeño de los presidentes (gobernadores) regionales apristas, pero también de la falta de nuevos líderes con ascendiente y respaldo ciudadano.

Lo sucedido, apuntó, evidencia que el viejo partido sufre «una inflexión histórica», pues ha perdido su hegemonía tradicional en el norte del país, que junto a Lima decidió el triunfo de García en los comicios de junio pasado.

Los resultados confirman además —según Béjar— que García no ganó la Presidencia con votos propios sino prestados, es decir con el apoyo de partidos de derecha tradicional.

El historiador Nelson Manrique opinó que la mala cosecha aprista en las urnas se debe a que el mandatario, en lugar de tomar medidas de corte popular, se embarcó en una alianza con la derecha y los seguidores del ex presidente Alberto Fujimori.

Para el analista político Carlos Reyna, influyeron en la debacle los conflictos internos del partido de gobierno y la nominación de empresarios que no fueron del agrado de las bases de la organización, como candidatos. Pero, señaló, los resultados evidenciaron también la desaprobación ciudadana a la derechización del gobierno, la que se acentuará si el ejecutivo mantiene su política neoliberal.

Reuters subrayó que los resultados contrastan con los de los comicios de 2002, en los que la agrupación de García, entonces en la oposición, ganó en 12 regiones del país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.