El cinismo de la revista Time

Aunque el presidente venezolano Hugo Chávez lideraba los votos para ser considerado Personaje del Año de la revista norteamericana, esta decidió eludir las cifras y engañar a los lectores

Autor:

Pascual Serrano

El pasado lunes 18 de diciembre, la revista estadounidense Time hacía público su «personaje del año», es decir, el sujeto más influyente —para bien o para mal—-, sobre la comunidad internacional durante el año 2006. En un alarde de reconocimiento a la ciudadanía global y de inmersión tecnológica, el elegido fue la comunidad de internautas. De ahí que la portada anuncie como ganador «You» (usted), dentro de una pantalla de ordenador y con un fondo plastificado donde se refleja la cara del lector. Abajo se puede leer: «Sí, usted. Usted controla la era de la información. Bienvenido a su mundo».

La revista argumenta que los usuarios de Internet, de forma colectiva, son la Personalidad del Año por «tomar las riendas de los medios globales, por crear y dar forma a la nueva democracia digital, por trabajar a cambio de nada y derrotar a los profesionales en su propio juego».

El mensaje es hacer llegar a la ciudadanía que, gracias a las nuevas tecnologías e Internet, ha logrado alcanzar la cumbre de la democracia, la participación, el protagonismo. En una palabra, el poder. Sin embargo, hasta en las circunstancias de la decisión Time ha sido cínica.

La revista disponía de un sistema de votaciones en su web para que los lectores se pronunciaran sobre quién consideraban el personaje del año. Hugo Chávez lideraba las preferencias del público con el 35 por ciento de los votos, le seguía Mahmoud Ahmadineyad con un 21 por ciento y la líder demócrata del Congreso norteamericano, Nancy Pelosi, con 12 por ciento. Al no ser de su gusto optan por ignorar a esa comunidad internauta al mismo tiempo que la nombran personaje más influyente del año. «Literalmente refleja la idea de que usted, no nosotros, está transformando la era de la información», declara en un comunicado el subdirector Richard Stengel. El colmo del cinismo.

«Se trata de muchos luchando por el poder contra los pocos que lo ostentan y que se están ayudando unos a otros sin esperar nada a cambio, y sobre cómo eso no solo cambiará al mundo, sino también la manera en que el mundo cambia», apunta la revista.

«La herramienta que hace esto posible es la red de redes, Internet. Es una herramienta que une las pequeñas contribuciones de millones de personas y las mejora», continúa en su borrachera de complacencia hacia el insignificante ciudadano que desde hoy se ha convertido en el hombre más importante del año gracias a Time.

El eco de la decisión y sus circunstancias también merece un análisis. Si repasamos la gran prensa se observa cómo todos se apuntan a la tesis del reconocimiento de la gran democracia global que suponen las nuevas tecnologías y el gran logro de poder que ha sido para los ciudadanos. Y mientras, esos mismos medios silencian la votación de los lectores, dicen que la comunidad internauta venció a los otros candidatos y hasta desaparece del ranking Hugo Chávez.

Echemos un vistazo. La crónica de El Mundo termina así: «esas páginas web (en referencia a las participativas de la comunidad internauta) han derrotado en el concurso de Time a Donald Rumsfeld, Dick Cheney, Al Gore y Mahmoud Ahmadineyad, entre otros. Y está haciendo que incluso la portada de Time cambie. La primera página del número de esta semana de la revista, en el que se anuncia quién es la Persona del Año, está hecha de un material reflectante que imita una pantalla de ordenador. Así que, cuando uno se mira en ella, ve reflejada su propia cara. La Persona del Año puede ser cualquiera». Es decir, ¿quién le ha dicho a usted que es solo un número en las estadísticas gubernamentales y que su opinión y decisiones no son tenidas en cuenta? Usted es el hombre del año, no se queje.

«Usted, sí usted. Ni el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadineyad, ni el líder norcoreano Kim Jong Il», comienza el reportaje de El País. Y así termina: «¡Felicidades! Si usted usa Internet, para Time, es usted la "Persona del Año"».

Google News recoge alrededor de 200 informaciones sobre la noticia, prácticamente todas las que proceden de empresas de comunicación privadas contienen el mismo planteamiento. El consenso es absoluto, sean consideradas como de izquierda o como de derecha. Grandes agencias lo cuentan así: «Los anónimos vencedores de este año se impusieron a candidatos como los presidentes de Irán, Mahmoud Ahmadineyad; de China, Hu Jintao, y de Corea del Norte, Kim Jong Il», afirma el cable de Reuters.

¿Quién debe ser la Persona del Año?, preguntó TIME a sus lectores para después engañarlos.

De este modo lo publica el ultraderechista periódico chileno El Mercurio: «Gente activa en Internet derrotó a quienes proponían a Al Gore, Bush y Hugo Chávez, entre otros». «Al final, YouTube abrió el camino para el reconocimiento de un nuevo género en la especie humana, el de la actividad social en internet. "You", "usted mismo"», remata. El mensaje coincide siempre, tal y como se afirma en el también ultraderechista Libertad Digital desde España: «se destaca un cambio en el que los individuos adquirieron mayor poder para expresarse: son ciudadanos de la nueva democracia digital». Las radios presentadas como progresistas, como la española Ser del grupo Prisa, se entusiasman con el nuevo criterio: «La página web del semanario, que este año ha recuperado la frescura después de años de soldados y presidentes, revela hoy el nombre del ganador del galardón de 2006, "You" en el inglés original».

Y es que todos los grandes medios se coordinan para negar que son ellos los que poseen el control de la información, y para intentar convencernos de que ya hemos llegado a la cumbre de la democracia ciudadana gracias a nuestro ordenador y nuestra suscripción a una conexión de Internet. Y tienen la obscenidad de hacerlo argumentando una elección que está falseada contra el criterio de esa misma comunidad a la que nombran la más poderosa del año.

Frente a todos ellos tenemos a la auténtica comunidad internauta denunciándolo. Pero solo en los medios autogestionados por ella, en los comerciales están vetados. En Indymedia de Colombia, alguien escribe: «Es increíble que en el país de las "libertades y la democracia", se hayan burlado de la manera más burda de todos los que alrededor del mundo votamos en ese panfleto de la Agencia Central de ’Inteligencia’ de los Estados Unidos de Norte América», en referencia a la revista Time. En la web más popular de Venezuela, Aporrea, la indignación es elocuente: «En una lastimosa voltereta discursiva designaron a «you», es decir a ti, los anónimos, como personaje del año. Votantes de todo el mundo eligieron a Chávez como Personaje del Año y esa es una abrumadora verdad que les dio a los gringos en la madre». En Kriptópolis, una página dedicada a la comunidad virtual, es decir, los supuestamente más representativos de los premiados por Time, no se dejan embaucar y titulan: «¿Timo en Time?». Y así se pronuncian: «Mientras algunos aún se felicitan por haber sido nombrados "Persona del año" por la revista Time, circula por la Red otra versión bastante menos amable, que deja en el internauta común el regusto amargo de haber sido víctima de una soberana tomadura de pelo, más que de un generoso homenaje...». En la española La República, se unen a la denuncia: «La revista Time no respeta su propia votación de "personaje del año" al resultar Chávez ganador. Sin embargo —afirman en su noticia—-, la revista acabó eligiendo como "Persona del Año 2006" a todos los usuarios de Internet, por, según dice Lev Grossman, "dominar las riendas de los medios globales, por fundar y enmarcar la nueva democracia digital". Una "democracia" precisamente que la revista acababa de violar al no respetar la votación de los internautas».

Solo hemos encontrado un medio comercial que recoge esa indignación. Y es el periódico gratuito 20minutos, donde titulan: «Chávez, el más votado para "Hombre del año" de Time, pero no el elegido». En el interior parafrasean a la Ilustración: «Personaje del año 2006 en Time: ¿todo para el pueblo pero sin el pueblo?» y se hacen eco de las críticas: «Aunque en ningún sitio se indica que la revista se basará en la opinión de los votantes para elegir al personaje del año, desde algunos blogs se califica esta actitud de “contradictoria”, pidiendo a los lectores que voten para después elegir a otro “personaje”. Muchos blogueros han comentado que la revista ha podido tener problemas para elegir a Hugo Chávez como personaje del año, que en la encuesta aparece con un 35 por ciento de los votos».

En conclusión, que parece que la comunidad internauta, desagradecida a Time, no solo no se convence de ser el personaje del año, sino que lanza su voz para denunciar el engaño y la farsa de la revista. Mientras, los que no han sido elegidos, es decir, los grandes medios, casualmente, son los que más aplauden la decisión y no la discuten. Suficientes elementos para sospechar que hay gato encerrado.

(Tomado de Rebelión)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.