Nueva estrategia de Bush para Iraq no convence

Demócratas tratan de impedir el envío de más tropas norteamericanas

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: AP WASHINGTON, enero 11.— Opiniones encontradas suscitó este jueves el plan anunciado por el presidente de EE.UU., George W. Bush, para salir del atolladero en que se ha convertido Iraq para las tropas norteamericanas.

Según AP, los demócratas expresaron desconfianza ante el nuevo plan. Ike Skelton, quien preside el Comité de las Fuerzas Armadas en la Cámara de Representantes, aseguró que dicho plan «está atrasado en tres años y medio, y tiene una escasez de cientos de miles de soldados».

Barack Obama, senador demócrata y un posible contendiente a la candidatura de su partido para las elecciones presidenciales de 2008, señaló que sus correligionarios no reducirán el financiamiento de los soldados que ya están en Iraq, pero que buscan el modo de impedir que el presidente aumente dicha presencia militar.

En opinión del mandatario norteamericano, los errores están en la insuficiencia de tropas iraquíes y estadounidenses para garantizar la seguridad de los barrios ya «limpios» de insurgentes, además de que los soldados desplegados tienen muchas «restricciones».

«Si incrementamos nuestro apoyo en este momento decisivo y ayudamos a los iraquíes a romper el actual ciclo de violencia, podemos adelantar el día en que nuestras tropas comiencen a volver a casa», señaló Bush en su discurso.

Una nueva encuesta de AP-Ipsos entre la población estadounidense, reveló que solo un 29 por ciento de los entrevistados están de acuerdo con la forma en que Bush ha lidiado con la guerra, mientras que un 68 por ciento, la inmensa mayoría, expresó su discrepancia.

Una coalición de sindicatos, grupos pacifistas y organizaciones liberales anunciaron ya una campaña para cuestionar el envío de tropas al país árabe.

Entretanto, los aliados de Estados Unidos en la agresión contra Iraq, apoyaron el discurso de Bush, quien anunció su pretensión de desplegar más de 20 000 soldados adicionales allí, reportó AFP.

Según la agencia francesa, Australia fue el primer país en mostrar complacencia: «El gobierno apoya la nueva visión expuesta por el presidente Bush», afirmó el primer ministro de ese país, John Howard, quien aprovechó para dar a entender que no aumentará el contingente militar australiano, integrado por 1 400 efectivos.

También Londres manifestó su aprobación, pero tampoco incluyó refuerzo de las tropas británicas desplegadas en el país árabe —que asciende actualmente a 7 100 hombres—, según aseguró la canciller Margaret Beckett. La funcionaria deseó el éxito de EE.UU. «ante una situación muy difícil».

El gobierno francés, por su parte, abogó por una solución política a la cuestión iraquí, y Suecia lamentó que Bush, «solo de pasada», hiciera mención en su discurso a los principales retos políticos.

Irán, ahora en la mirilla del gobierno de Bush, calificó la decisión de «regalo inapropiado a los estadounidenses, que incrementará la inseguridad y la tensión en el país».

Otro punto de vista fue el de Bassem Ridha, consejero del primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki. El asesor declaró que «ese plan trae esperanza», si bien no es muy visible, pues fuentes policiales iraquíes informaron la muerte de 92 civiles de forma violenta en las últimas 24 horas, y en lo que va de año Estados Unidos suma al menos 18 bajas mortales a la cifra de 3 000 con que concluyó 2006.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.