Gran Bretaña enfrenta otra vez la fiebre aftosa - Internacionales

Gran Bretaña enfrenta otra vez la fiebre aftosa

Dispone suspensión voluntaria de exportaciones de productos animales y la investigación de otros posibles brotes 

Autor:

Juventud Rebelde

La policía británica bloquea preventivamente una carretera cercana a la localidad de Guilford, donde se detectó el nuevo brote de la enfemedad. Foto: AP. Londres, agosto 4.— El gobierno británico puso en marcha este sábado un dispositivo de urgencia para erradicar la fiebre aftosa, que incluye la suspensión voluntaria de sus exportaciones de productos animales y la investigación de otros posibles brotes, tras el confirmado el viernes en una granja inglesa, reportó EFE.

Con la vista siempre puesta en que no se repita lo sucedido en 2001, cuando una epidemia causó estragos en el país, el primer ministro laborista, Gordon Brown, prometió que su gobierno hará todo lo que esté en su mano y que los expertos trabajarán «día y noche» si hace falta.

Brown estableció las tres prioridades del Ejecutivo ante la enfermedad, entre ellas las prohibiciones impuestas al transporte de ganado en el país, así como establecer zonas de protección y vigilancia para evitar la propagación de la enfermedad.

También se ha impuesto una zona de exclusión aérea alrededor de la granja donde se localizó el brote, próxima a Guildford, en Surrey (sur de Inglaterra). Allí se inició el sacrificio de las sesenta reses afectadas.

A estas medidas se ha sumado la suspensión voluntaria, con carácter inmediato, de las exportaciones británicas de ganado y de productos animales. Asimismo, se ha establecido un centro de control de la enfermedad regional y una línea telefónica de ayuda para asesorar a los ganaderos

Paralelamente, la Comisión Europea (CE) ha indicado que tiene previsto prohibir el próximo lunes la exportación de ganado del Reino Unido, así como de carne y productos lácteos procedentes de la zona de Inglaterra donde se detectó el brote de fiebre aftosa.

Este es el primer brote de la enfermedad en el Reino Unido desde la epidemia de 2001, que obligó al sacrificio de unas 10 millones de cabezas de ganado y generó pérdidas por 8 500 millones de libras (12 500 millones de euros). En ese momento, la enfermedad se propagó también a Francia, Irlanda y Holanda.

La fiebre aftosa, que afecta raramente al hombre, es una enfermedad vírica muy contagiosa de los animales de pezuña hendida, que se caracteriza por la formación de aftas en la boca, la nariz, las tetillas y las patas. No es habitual que provoque la muerte de las reses, pero sí pierden mucho peso y reducen considerablemente la producción de leche.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.