TeleSUR extenderá su señal por el mundo

Con la cooperación de TeleSUR, el nuevo estado ecuatoriano inaugurará el primer canal de televisión pública. Su meta es recuperar la soberanía latinoamericana en la comunicación

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Andrés Izarra, presidente de TeleSUR. Foto: Albert Perera Castro TeleSUR trabaja para transmitir en portugués hacia Brasil y espera enviar su señal, muy pronto, a Europa: esas son las noticias más importantes en lo concerniente a sus proyectos de expansión.

Pero como su derrotero principal es hacer luz en medio de la oscuridad hegemónica, la recuperación de los privatizados espacios públicos de comunicación está también en su agenda y exhibe resultados concretos. Con la cooperación de TeleSUR, el nuevo Estado ecuatoriano inaugurará, en breve, el primer canal de televisión pública, listo para poner en el aire la sesión inaugural de la Asamblea Constituyente; Nicaragua retoma la frecuencia del canal 6 (estatal) para llegar a todos los rincones de esa nación «y demostrar a la gente que se puede ha-cer algo mejor que el neoliberalismo»; y Venezuela prepara el lanzamiento de una señal local.

Esos son algunos de los asuntos que la Junta Directiva de TeleSUR debate en La Habana, escenario de su tercera reunión y marco para la bienvenida a dos nuevos socios: Nicaragua y Ecuador —precisamente—, países que ahora suman sus esfuerzos a los de Venezuela, Cuba, Bolivia y Argentina, en la misión estratégica de recuperar la soberanía latinoamericana en la comunicación, definitoria para la soberanía política.

En encuentro con sus colegas nacionales y extranjeros, su presidente, Andrés Izarra, otros directivos y representantes de las naciones miembros, conversaron sobre lo mucho avanzado y lo que queda por andar a TeleSUR para materializar ese periodismo transformador «desde las visiones del Sur» que animó su surgimiento, como elemento contra-hegemónico e integrador, y que busca dar voz a quienes no la tienen.

Se constata ya un salto de calidad en estos dos años, visible en la demanda de sus informativos y la difusión de sus materiales, por ejemplo, en Colombia, por televisoras comunitarias, y distintas naciones caribeñas les han pedido emisiones en sus idiomas.

Creatividad y dinamismo son algunos de los atributos que persigue TeleSUR, así como un lenguaje propio. «No son pocos los retos», valoró Izarra. Pero se avanza. Su carta de presentación es explícita: «Nuestro Norte es el Sur».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.