Irlanda del Norte: Es tiempo de trabajar por el pueblo - Internacionales

Irlanda del Norte: Es tiempo de trabajar por el pueblo

El responsable de Prensa del partido independentista Sinn Fein, de la provincia británica, conversa con JR sobre el cambio de primer ministro en su territorio

Autor:

Luis Luque Álvarez

En los últimos 90 años, las buenas noticias no abundaron en Irlanda del Norte. Ese territorio, que quedó en manos británicas cuando el resto de la isla de Irlanda logró su emancipación en 1921, fue nido de conflictos entre los partidarios de mantenerse integrados en el Reino Unido —mayormente descendientes de colonos ingleses y escoceses, de religión protestante— y los simpatizantes de la independencia —generalmente irlandeses católicos—, discriminados por los primeros.

Ganada la conciencia de que, por la fuerza, ninguno de los dos bandos conseguiría sus objetivos, los Acuerdos de Viernes Santo, de 1997, privilegiaron la vía política. Resultado de ello fue la creación de un gobierno de poderes compartidos entre ambas comunidades. Precisamente desde mayo de 2007 hasta la semana que termina, dicha instancia contó, como primer ministro, con el «duro» Ian Paisley, un pastor protestante, líder del Partido Democrático Unionista (DUP), que fue capaz, no obstante, de establecer una buena cooperación con su vice, Martin McGuinness, del partido Sinn Fein, cuya línea es obtener la independencia de la provincia e integrarla naturalmente en la República de Irlanda.

Como sustituto de Paisley, aparece Peter Robinson, otrora también un empecinado enemigo de la negociación, pero que finalmente resultó vencido por la sensata verdad de que no habrá paz sin diálogo con el adversario.

Sobre la nueva situación, JR conversó brevemente por correo electrónico con Dominic Doherty, responsable de Prensa en la directiva del Sinn Fein:

—¿Cómo evalúa el Sinn Fein el año de gobierno compartido con el reverendo Paisley?

—Creemos que el período de gobierno Paisley-McGuinness fue exitoso, y consolidó las instituciones autonómicas. Contribuyó además a construir la confianza entre las diferentes visiones políticas.

—¿Qué significa la designación de Robinson como primer ministro, para la cooperación con el Sinn Fein?

—Obviamente, las personalidades son diferentes, y la relación entre Robinson y McGuinness será más una relación de trabajo que vínculos salpicados por una gran jovialidad. Como McGuinness dijo en su discurso de aceptación, «la luna de miel se ha acabado; es tiempo de trabajar por el pueblo y honrar los compromisos hechos por todas las partes».

—¿Cuáles son las perspectivas de su partido en este sentido?

—El Sinn Fein continuará persiguiendo su objetivo político, con independencia de quién lidere el DUP. Nos esforzaremos por cumplir con nuestro programa, como lo espera la gente, y seremos juzgados por el pueblo cuando vayamos de nuevo a elecciones. Estimo que entonces, una vez más, el pueblo apoyará la agenda del Sinn Fein con los mayores números.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.