Lula por nuevo orden contra la crisis - Internacionales

Lula por nuevo orden contra la crisis

El mandatario brasileño defiende en Italia la necesidad de menos «analistas de mercado y más analistas sociales»

Autor:

Juventud Rebelde

Lula y el presidente italiano Giorgio Napolitano. Foto: AP Roma, noviembre 10.— Como la forma de enfrentar la crisis financiera internacional, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, defendió aquí ante el jefe de Estado italiano, Giorgio Napolitano, la necesidad de que los gobernantes entiendan que «debemos escuchar a menos analistas de mercado y a más analistas sociales, de desarrollo».

En rueda de prensa tras el encuentro con su par italiano en el Palacio del Quirinal, el presidente brasileño afirmó que «la actual crisis financiera constituye una extraordinaria oportunidad para que reflexionemos sobre los errores y para crear un nuevo orden mundial en el que el ser humano, el trabajador, el desarrollo y la producción cultural científica y tecnológica sean el verdadero motivo de la economía y no la especulación financiera», reportó ANSA.

El líder sudamericano apostó también por dar «más voz y voto» a los países más pobres en la escena internacional cuando abordó con Napolitano la posición que sus países llevarán a la cumbre del G-20 del próximo 15 de noviembre, que reunirá en Washington a los jefes de Estado y de Gobierno de las siete mayores economías mundiales y de algunos países emergentes como Brasil o México, dijo por su parte EFE.

«No tiene sentido que los temas que golpean a toda la comunidad internacional sean debatidos solo por los más ricos», apuntó Lula da Silva, ante el presidente de una de las potencias económicas que compone el conocido como G-8 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Italia y Japón más Rusia), y agregó que se debe crear un nuevo sistema económico internacional que «sea inmune a la aventura del capital especulativo» y que sea «más transparente y con reglas más rígidas».

Lula propone la ampliación del G-8 y la inclusión de los países que componen el llamado G-5 (Brasil, India, China, México y Sudáfrica).

El mandatario brasileño, que se reunirá este martes con el primer ministro italiano Silvio Berlusconi, aprovechará su visita oficial a Roma para reunirse con empresarios de ese país y así reforzar los lazos económicos entre ambos estados, que en 2007 registraron intercambios comerciales por 8 000 millones de dólares.

El jueves, antes de partir hacia Washington para la reunión del G-20, Lula da Silva se reunirá en audiencia con el Papa, Benedicto XVI, en respuesta a la visita que el Sumo Pontífice hizo a Brasil en mayo del año pasado, y asegura EFE que se abordarán entre otros temas la solidaridad entre los países más pobres, la lucha contra el hambre y la pobreza, así como los esfuerzos por la paz y el respeto de los derechos humanos.

Entretanto, la AFP describía así la situación que preocupa: «la tormenta económica proseguía imbatible el lunes con nuevas advertencias de recesión, malos resultados empresariales y masivas supresiones de empleos, y aunque un enorme plan de estímulo económico en China impulsó inicialmente a las bolsas, al final del día comenzaron a ceder sus ganancias.

La Reserva Federal (Fed) y el Departamento del Tesoro estadounidense anunciaron que elevarán dramáticamente la ayuda federal a la aseguradora AIG, de 85 000 millones de dólares a más de 150 000 millones; Fannie Mae, el gigante de la refinanciación inmobiliaria estadounidense actualmente bajo protección estatal, anunció por su lado una colosal pérdida en el tercer trimestre de 28 990 millones de dólares, y la empresa estadounidense de venta de artículos electrónicos Circuit City se acogió a la ley de quiebras.

Por su parte, el gigante de la logística alemán, Deutsche Post, anunció que eliminará 9 500 puestos de trabajo al poner fin a sus actividades de correo privado exprés (DHL) en Estados Unidos, que genera fuertes pérdidas, y que se suman a los 5 400 empleos suprimidos desde comienzos de año.

El grupo de las 20 mayores naciones emergentes y desarrolladas (G20), agrega AFP, prometió en tanto adoptar el domingo «todas las medidas necesarias» para estimular la alicaída confianza en los mercados y otorgar mayor voz a los países en desarrollo en los asuntos financieros mundiales.

Pero dice Reuters que la letra «d» se ha colado sigilosamente en el debate previo a la próxima cumbre del G-20 en Washington, y aclara que se trata de la «depresión», de acuerdo a la visión de algunos funcionarios, asesores y estrategas reunidos en un encuentro del Foro Económico Mundial en Dubai.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.