Socialistas franceses en crisis tras elecciones internas - Internacionales

Socialistas franceses en crisis tras elecciones internas

Segolene Royal, sumió el sábado a la segunda formación política de ese país en una crisis profunda, algo que causa satisfacción a la derecha con vistas a las elecciones de 2012

Autor:

Juventud Rebelde

Royal fue superada por Aubry por solo 42 votos. Fotos: AP PARÍS.— La impugnada elección de Martine Aubry como secretaria del Partido Socialista Francés, con solo 42 votos de ventaja sobre la ex candidata presidencial de 2007, Segolene Royal, sumió el sábado a la segunda formación política de ese país en una crisis profunda, algo que causa satisfacción a la derecha con vistas a las elecciones de 2012.

Según AFP, la facción de Aubry, de 58 años, alcaldesa de Lille (norte) y ex ministra de Trabajo, afirmó, tras una noche de suspenso y de confusión, que había sido elegida secretaria del partido.

La dirección del PSF indicó que Martine Aubry tenía 42 votos de ventaja en los 137 000 votos emitidos (50,02 contra 49,98 por ciento).

Pero esta victoria por tan escaso margen ha sido impugnada por el campo adverso, el de Royal, de 55 años, que aspiraba a ser la nueva líder del PSF, y quien preconiza «una renovación» sin descartar una alianza con la derecha moderada.

Los militantes pro-Royal han denunciado «trampas», y han llamado a «la rebelión de los militantes», además de pedir una nueva votación. En un intento por calmar los ánimos, François Hollande, primer secretario saliente, ex pareja de Segolene Royal, con la que tiene cuatro hijos, anunció que el consejo nacional del PSF «se reunirá el martes por la noche» para «pronunciarse sobre el resultado y designar a la próxima primera secretaria».

Pero de nada valió su intervención. Las acusaciones y anatemas han volado entre los dos bandos, dando el espectáculo de un partido profundamente dividido, tras meses de luchas de influencias que se saldaron con el fracaso del PSF en aprobar un proyecto común durante el congreso na-cional de Reims, la semana pasada.

«Hay un clima de crisis que no hay que negar, en consecuencia hay que encontrar las soluciones para resolver esta crisis», declaró el diputado François Lamy, allegado a Martine Aubry, mientras que esta lanzó un llamamiento a la «responsabilidad», al descartar una nueva votación.

«Apelo de nuevo a la responsabilidad de cada uno, como ya hice la noche pasada al llamar a Segolene Royal nada más conocer los resultados. Nuestro partido no pertenece a nadie, nos pertenece a todos», dijo. «Todos perderemos si no somos capaces de unirnos», añadió.

«No voy a dejar que me hagan es-to», reaccionó la Royal. «Es algo muy extraño ver a una candidata a una elección autoproclamarse elegida cuando se examinan actualmente los recuentos de votos», agregó. Por supuesto, a la derecha, los portavoces de la Unión por un Movimiento Popular, el partido del presidente Nicolás Sarkozy, ironizaban sobre «el talento autodestructivo del Partido Socialista». El diputado Frédéric Lefebvre atacó a «un partido debilitado y dividido, con dos bandos que no se respetan; peor aún, que se odian».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.