En riesgo avances de la lucha contra el hambre

El alza de los precios de los alimentos aumentó el número de personas que sufren hambre en América Latina hasta 51 millones, en 2007, y es probable que sumen más en 2008 debido a la crisis económica

Autor:

Juventud Rebelde

SANTIAGO DE CHILE.— El alza de los precios de los alimentos sumado a la crisis financiera ponen en riesgo los avances logrados por América Latina y el Caribe en la lucha contra el hambre desde 1990, según alertó el Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

«Desafortunadamente, hemos retrocedido en las metas que nosotros mismos hemos establecido, de reducir a la mitad el número de extremamente pobres y hambrientos en el mundo para el año 2015», expuso José Graziano da Silva, Representante Regional de la FAO, durante el lanzamiento del Panorama del Hambre en América Latina y el Caribe, quien también lamentó que todavía el derecho a la alimentación esté ausente en la vida de 963 millones de personas alrededor del mundo.

Según la publicación, entre 1990 y 2005, América Latina y el Caribe disminuyeron el número de personas con hambre de 52,6 millones a 45,2 millones. En dicho periodo, los mayores avances fueron logrados en América del Sur, donde la población hambrienta bajó de 35,5 a 28,8 millones. En América Central, hubo débil caída de 5,5 a 5,4 millones, mientras que en el Caribe un pequeño incremento de 7,5 millones a 7,6 millones.

Sin embargo, el alza de los precios de los alimentos aumentó el número de personas que sufren hambre hasta 51 millones en 2007 y es probable que sumen más en 2008 debido a la crisis económica.

Aunque la región y el mundo enfrentan una situación complicada, la acción de los gobiernos puede mitigar los efectos de la crisis en la seguridad alimentaria, afirmó Graziano al comentar que «todavía hay tiempo para que los representantes gubernamentales de cada país tomen medidas con el fin de evitar que se concrete una crisis anunciada».

Estas acciones, destacadas en el Panorama del Hambre, incluyen el refuerzo de las redes productivas y de seguridad social, mientras se diseñan políticas que favorezcan la estabilización y la expansión de la disponibilidad de alimentos en el mediano y largo plazo, mediante infraestructura rural e inversión en la agricultura.

En otra parte del informe se destaca que en la región más de 9 millones de niños y niñas sufren retraso en el crecimiento debido a una insuficiente alimentación.

Guatemala mantiene la peor situación, mientras que México y Brasil, por sus elevadas poblaciones, concentran el 43 por ciento del total de casos de baja talla en relación con la edad. En Nicaragua, Haití, Guatemala, Honduras, Bolivia, Ecuador y Perú los niveles de desnutrición crónica infantil permanecen muy altos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.