Amigos del mundo se unen a celebraciones por aniversario 50 de la Revolución

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Respondieron a la interrogante de JR sobre lo que significa para ellos la Revolución Cubana y su ya cercano medio siglo de existencia

«Caminar en las mañanas y las tardes por cualquier calle de esta Isla y verla cubierta de niños vestidos de uniforme escolar en viaje de ida o regreso de sus escuelas, es ver a Fidel Castro desmembrar la propiedad de los que todo lo tenían y proceder a una redistribución general de todas las tierras del país. Es ver una nación donde los ricos, los patrones, los grandes propietarios o compañías estadounidenses no imponen su ley a los más pobres. Esto es, para mí, la Revolución Cubana».

Así contestó casi instantáneamente a JR, vía correo electrónico, Gastón López, presidente de la francesa Asociación de Solidaridad con Cuba Sí France Provence, luego que pocas horas antes le preguntara a él y a otro grupo de amigos, sobre lo que pudiera significar para ellos esta Revolución y su ya cercano medio siglo de existencia.

Y resulta realmente impactante recibir tantas opiniones, todas meritorias, en breves lapsos de tiempo una de otra. Y es que, sinceramente, la historia de América Latina y por qué no, del mundo, podría marcarse en un antes y un después del 1ro. de enero de 1959, y es para muchos el motor impulsor de un nuevo período histórico que ya está en marcha.

Una nueva época está naciendo y el hecho de que el pueblo cubano se haya mantenido en el camino del socialismo todo este tiempo, a pesar de los enormes desafíos que implica el enfrentamiento a un vecino tan poderoso, explica que este camino sea en la opinión de los pueblos una opción viable actualmente.

«Es su enorme mérito histórico. Es eso lo que nos motiva a apoyar a esta Isla desde nuestra Mesa de Concertación de la Solidaridad Québec-Cuba, en Canadá», dice su secretario general, Sean O’Donoghue, y luego, al inquirir también sobre su opinión personal acerca de la Revolución Cubana, el buen amigo Sean concreta: «Es un modelo a sostener».

Por el mismo camino transita el escritor y conferencista canadiense, Arnold August, autor del libro La democracia en Cuba y las elecciones de 1997-98, quien asegura que a pesar de que cada pueblo tiene sus propias tradiciones y luchas históricas, «es difícil para mí imaginar la situación favorable que existe ahora en la región sin Cuba revolucionaria como base e inspiración».

«El significado de los 50 años de Cuba revolucionaria está marcado, sobre todo, por las conquistas de su propio pueblo. No hay nadie que pueda destruir a Cuba. ¡Miren el coraje de los cinco cubanos en cárceles de los EE.UU. que rechazan rendirse no obstante las presiones fascistas contra ellos y sus familiares! ¡Miren a Fidel! El poder político revolucionario tiene en su seno posibilidades y potencialidades que no pudimos imaginar hace cinco décadas atrás», resaltó Arnold.

Cuando recibí el correo electrónico del amigo Agustín Prieto, escritor argentino radicado en Montreal, Canadá, no pude menos que sonreír, pues no dejó en esta ocasión de desbordar su extraordinario sentido del humor y apuntó que con seguridad los lectores de Juventud Rebelde se deshacían de impaciencia por conocer su opinión sobre la Revolución Cubana.

«La enumeración de las conquistas revolucionarias cubanas sería interminable, dice. Quisiera dedicar secciones especiales para rubros como la solidaridad, en el que Cuba brilla como ninguna nación. Debería hablar de la famosa democracia, donde la Isla exhibe marcas igualmente excepcionales. De dignidad, cosa tan exótica en este mundo. ¿Y qué decir de las conquistas cubanas en el terreno de la ciencia, del deporte, la educación, los derechos humanos, la salud y los cuantiosos etcéteras que no pueden abarcarse en la brevedad de esta nota?

«Cada victoria me llena de orgullo, como si el cubano fuese yo; así lo siento, aunque mis documentos digan otra cosa. Y de orgullo me llenan también los Cinco Héroes, título obtenido por la dignidad del pueblo que representan Fernando, Ramón, Antonio, René y Gerardo«.

«Un estadista y líder revolucionario fuera de serie que le ha inculcado a cada cubano que no hay imperio ni leyes extraterritoriales ni bloqueo ni amenazas ni huracanes ni terrorismo capaz de amedrentarlos. Ese es Fidel. Estos 50 años de Revolución lo demuestran, y su resistencia heroica es y será siempre un ejemplo para todos los pueblos del mundo», sentenció.

Tristes marcas terroristas

Se acercó directamente a Cuba ante una situación lamentable, pero desde entonces ha estado muy cerca de esta Isla y de su pueblo. Livio Di Celmo está seguro de que no descansará hasta que no se le haga justicia a su hermano Fabio, el joven italiano asesinado en La Habana, víctima del terrorista Luis Posada Carriles.

A Livio también le pedí sus consideraciones acerca de estos 50 años de Revolución y, al igual que el resto de los amigos acudió solícito ante el llamado de JR. «Creo que una verdadera revolución es algo que sucede cuando nosotros mismos nos comprometemos a hacer algo concreto para el bien de todos; en este aspecto se convierte en un acto de amor y no hay ejemplo mayor que la propia Revolución Cubana», apunta.

En 1997, cuando su hermano Fabio murió y más adelante cuando conoció acerca de la injusticia que se comete contra los Cinco, Livio pudo palpar de cerca hasta dónde puede un pueblo unirse para luchar por algo justo. «Pude percibir que esta Revolución no tiene fin. En realidad, es el comienzo de una nueva Revolución a escala mundial que se percibe en el horizonte».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.