No puedo quedarme sentado, mirando esta miseria - Internacionales

No puedo quedarme sentado, mirando esta miseria

Un periodista palestino, herido durante los ataques de Tel Aviv contra la Franja de Gaza, conversa con JR

Autor:

Luis Luque Álvarez

Con el periodista palestino Mohammed Omer, quien vive en la Franja de Gaza, conversamos en mayo de 2004, cuando las tropas israelíes destruyeron cientos de viviendas en el campo de refugiados de Rafah (fronterizo con Egipto) y obligaron a 2 000 civiles a marcharse con sus escasas pertenencias.

Por desgracia, el contacto de JR con Mohammed, quien en años recientes ha recibido importantes premios de periodismo en EE.UU., se repite en medio de una tragedia de mayor magnitud. Él mismo ha resultado herido durante un ataque de la aviación israelí contra Rafah. Nos narra:

—Todavía estoy en el hospital, muy adolorido. Estoy recibiendo las noticias y siguiendo los hechos muy de cerca, con tristeza, y constantemente mirando el reloj. Ayer hablé con mi familia, pero hoy todas las redes estaban caídas, por lo que trato de buscar alternativas.

«Ya no puedo dormir ni un minuto. Me duele la cabeza, la espalda, todo el cuerpo, y no puedo estar de pie por mucho tiempo. Tampoco comí nada durante el día de ayer. Me siento verdaderamente consternado con todo este infierno. He hablado por teléfono con otros periodistas y amigos casi todo el día. Esta mañana escuché que uno de mis hermanos había sido asesinado cuando iba en bicicleta con un balón de gas vacío, pero no. Él llegó (al sitio del ataque) un minuto después de que cuatro de los amigos que andaban con él fueran muertos.

«Me dijo mi madre que aún no había agua ni electricidad. Estaba oscuro. Y que los (soldados) egipcios también estaban disparando. Me describió cómo los cuerpos yacen en las calles con pequeños pedazos de carne humana alrededor. Nadie puede dormir, y por supuesto, cómo puedo dormir yo cuando mis hermanas y hermanos están sufriendo. De hecho, la casa de mis tíos fue completamente incendiada cuando misiles israelíes impactaron una farmacia al lado.

«No tengo idea de qué más decirte. Solo que no puedo quedarme sentado, mirando esta miseria. No puedo, no puedo...».

MNOAL condena la invasión sionista

La Asamblea General de la ONU sumó este jueves su voz al clamor internacional a favor de la declaración de un alto el fuego inmediato en Gaza. Los 192 países que conforman el órgano legislativo de la ONU iniciaron una reunión de urgencia de dos días para discutir la grave situación en el territorio palestino y respaldar la orden dada por el Consejo de Seguridad el pasado 8 de enero de que cesen las hostilidades, reportó EFE.

El embajador de Cuba ante la ONU, Abelardo Moreno, en nombre de los 118 países que conforman el Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL), condenó «la agresión llevada a cabo por Israel contra la población civil palestina en la asediada Gaza».

«La brutal agresión militar israelí constituye una grave infracción del derecho internacional, incluido el derecho humanitario y los derechos humanos, y causa un sufrimiento inmenso a la población palestina», agregó el diplomático cubano.

La convocatoria de este debate en la Asamblea General se debe al descontento del presidente de ese órgano, el nicaragüense Miguel D’Escoto, y numerosos países del sur, con el pobre papel desempeñado por Naciones Unidas y con lo que consideran es una blanda y tardía respuesta del Consejo de Seguridad.

En llamas un hospital y un edificio de la ONU

En el terreno agredido, el jueves por la noche, un hospital de Gaza fue alcanzado por disparos israelíes (proyectiles de fósforo blanco, prohibidos por las convenciones internacionales) y quedó envuelto en llamas, mientras centenares de personas intentaban huir en medio de una caótica situación, según un corresponsal de la AFP.

Los familiares de los enfermos trataban de evacuar a estos y a los heridos ingresados en días pasados en sus camas de hospital, así como a los bebés prematuros aún en las incubadoras, para huir de las llamas. Al mismo tiempo, el sonido de disparos israelíes resonaba en los alrededores del hospital Al Quds, añadiendo más confusión aún a la situación. Del edificio del hospital salían grandes columnas de humo.

Esos ataques también alcanzaron al complejo de la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina (UNRWA). Tres empleados resultaron heridos, y la Agencia tuvo que suspender sus operaciones en Gaza, pues el golpe conllevó la destrucción de varios de sus almacenes en un incendio.

El fuego devoró decenas de toneladas de ayuda humanitaria, denunció el portavoz de la UNRWA, Adnan Abu Hasna, y estimó las pérdidas en decenas de millones de dólares. Esto agrava la crisis humanitaria en la Franja palestina.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien había llegado durante la mañana a Tel Aviv en el marco de una gira por Oriente Medio, se dijo «escandalizado» por ese bombardeo. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, le dijo que Israel «había respondido» a presuntos disparos procedentes de ese complejo de la ONU.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.