Los retos y logros de Álvaro Colom - Internacionales

Los retos y logros de Álvaro Colom

El Presidente ha tenido éxito en balancear los extremos ideológicos para confrontarlos con los principales problemas que aquejan a Guatemala: la pobreza, la debilidad institucional y la seguridad ciudadana Especial de la visita del presidente de Guatemala a Cuba

Autor:

Edel Lima Sarmiento

Álvaro Colom, candidato de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), asumió la presidencia de Guatemala el 14 de enero de 2008, tras obtener en la segunda vuelta de los comicios el 52,78 por ciento de los votos frente al 47,22 de su rival, el general retirado Otto Pérez Molina, del Partido Patriota.

Esa era la tercera vez que Colom se presentaba a unas elecciones presidenciales, pues en 1999 había sido el representante de la Alianza Nueva Nación y en el 2003 ya por la UNE, partido socialdemócrata fundado tres años antes.

En su Informe de Gobierno por un año de mandato, el propio Presidente resumía la situación del país centroamericano cuando asumió el cargo, al decir que recibió «la herencia de un estado desestructurado, debilitado, con una pérdida notable del espacio de lo público. Unas fuerzas de seguridad debilitadas, diezmadas y penetradas por el crimen organizado».

Asimismo, encontró una sociedad en la que gran parte de su población vivía en la pobreza y extrema pobreza, con alarmantes indicadores sociales y brechas entre ricos y pobres, fruto de que «en estos últimos 50 años construyeron un sistema que reparte hambre y se organiza para la miseria».

De ahí que Colom, muy comprometido con los temas sociales y convencido de que «al trabajar por los que tienen menos todos vamos a tener más», dirigiera las principales metas para sus cuatro años de mandato a sectores como Educación y Salud, al proponerse un acceso masivo a esos servicios, eliminar el analfabetismo, y remozar y construir hospitales, centros médicos y cientos de escuelas en los distintos niveles de la enseñanza.

Luego de un año de trabajo, su gobierno ha logrado mejorar los indicadores sociales del país, entre los que sobresalen las mortalidades infantil y materna.

También ha alcanzado otros resultados significativos como los «2,1 millones de consultas más en hospitales y hasta 3,1 millones de atenciones más en todo el sistema de salud”, y la cifra récord de 4,2 millones de niños y jóvenes escolarizados en las escuelas públicas.

Dichos números deben crecer aceleradamente en los próximos meses, al establecerse la gratuidad de los servicios básicos de salud y educación públicas para todos los guatemaltecos a partir de enero de este año.

Un papel importante en estos resultados y en el mejoramiento de las condiciones generales de vida de los guatemaltecos han tenido los programas de Cohesión Social del Gobierno, dirigidos por la esposa del mandatario, Sandra Torres de Colom.

«Solidaridad» y «Mi familia progresa» son los nombres de algunos de esos proyectos de asistencia en materia de empleo, alimentación, vivienda, salud y educación, para el beneficio de las familias pertenecientes a los municipios más pobres del país, los cuales históricamente han carecido de esos servicios básicos.

Desde el punto de vista económico, Guatemala creció un 4 por ciento en el 2008, cifra inferior al 6,3 del año anterior, como resultado de la reducción en las exportaciones, importaciones, la inversión y las remesas en un periodo marcado por la antesala y el comienzo de la crisis mundial.

Según expertos, con el debilitamiento continuo de la demanda externa y la caída de las materias primas, se prevé que para el 2009 el incremento de la producción total de bienes y servicios en la tierra de Quetzal sea entre 3 y 3,5 por ciento.

Para paliar los efectos de la crisis internacional, el organismo ejecutivo estudia y pone en práctica un plan de reactivación con programas de acceso al crédito, de exportaciones e importaciones, de mini riego y otros, así como busca incrementar el número de empleos y el consumo interno.

En el tema de la violencia, el narcotráfico y la seguridad nacional, el cual por su magnitud y costo de vidas el Presidente lo ha considerado un «problema estructural», se ha apostado a fortalecer las instituciones públicas como el sistema jurídico, la Policía Nacional Civil y el Ministerio de Defensa, para poder restaurar paulatinamente la normalidad en el país. Recientemente se ha dispuesto la gestión de un «Acuerdo de Nación» en materia de seguridad y justicia.

En política exterior, Colom ha abogado por ampliar las relaciones comerciales y de cooperación con los países del área, y ha establecido la coordinación con naciones como México y el Salvador para combatir el narcotráfico.

También los cancilleres de Guatemala y Belice firmaron un Acuerdo Especial con el objetivo de someter el diferendo territorial, insular y marítimo de los dos países a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia. Se trata de un proceso extenso, que pudiera marcar el inicio de la solución a un conflicto de más de 150 años de duración.

El Presidente Álvaro Colom ha logrado mantener hasta ahora su popularidad, ha tenido éxito en balancear los extremos ideológicos para confrontarlos con los principales problemas que aquejan a Guatemala: la pobreza, la debilidad institucional y la seguridad ciudadana.

Para que la gestión de Colom pueda continuar resultando exitosa, su gobierno deberá estar en condiciones de proceder contra la persistencia de la impunidad, construir un nuevo y amplio consenso en torno a temas básicos y enfrentar el crimen organizado y a los elementos corruptos dentro de la élite económica.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.