Avanzó la derecha en elecciones al Parlamento Europeo - Internacionales

Avanzó la derecha en elecciones al Parlamento Europeo

La abstención, en niveles récord. Neonazis británicos ganan dos asientos. Partido Popular español aventaja a socialistas

Autor:

Juventud Rebelde

BRUSELAS, junio 8.— Las elecciones al Parlamento Europeo, celebradas en los 27 países de la Unión Europea entre el 4 y el 7 de junio, confirmaron la hegemonía de la derecha en el hemiciclo, con 265 escaños de un total de 736, muy por delante de los socialistas, que obtuvieron 162.

Según DPA, de los 375 millones de electores llamados a depositar su papeleta, solo concurrió a las urnas un escaso 43,03 por ciento, lo que deja un 57 por ciento de abstencionismo, cifra inédita en comicios de este tipo, pero no del todo sorpresiva, cuando el electorado advierte la indefensión de las instituciones europeas ante la crisis de gran magnitud que golpea a los países de la región, y sobre todo cuando los ciudadanos aprovechan su voto para refrendar o penalizar a sus políticos, en una clara interpretación nacional de los comicios.

La victoria de los «populares» (la derecha tradicional) será decisiva para la reelección del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que proviene de esas mismas filas políticas. En ese sentido, el lunes, el Partido Popular Europeo pidió que, para el próximo Consejo Europeo de mediados de junio, el político portugués reciba la bendición oficial.

Pero debido a la dificultad para plasmar una mayoría absoluta, el líder de la bancada popular, Wilfried Martens, hizo un llamamiento a los socialistas (la segunda fuerza) y los liberales (la tercera), para formar una alianza de voto a favor de Barroso.

Otra de las inquietudes de Martens es la situación que está padeciendo el Partido Laborista del debilitado primer ministro británico, Gordon Brown, quien ha tenido que encajar un humillante resultado en estos comicios, con solo el 15,3 por ciento de los votos.

El tiempo que pueda todavía aguantar Brown en el cargo será decisivo para el destino del Tratado de Reforma de la Unión Europea, dado que su rival, el líder conservador David Cameron, tiene pensado organizar un plebiscito sobre dicho texto europeo en caso de ganar las elecciones legislativas locales, y con mucha seguridad los británicos rechazarían el Tratado.

Por su parte, el grupo de Los Verdes intenta aliarse con los socialistas a fin de conseguir una mayoría para un cambio parlamentario.

Según EFE, ello tendría por objetivo evitar la reelección del portugués José Manuel Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea para un nuevo mandato de cinco años.

Vistos los resultados por países, Notimex apunta que el partido Pueblo de la Libertad (PDL), del primer ministro derechista italiano Silvio Berlusconi, ganó con el 35,26 por ciento de los votos, debido a los escándalos que persiguen al gobernante, quien esperaba obtener entre el 40 y 45 por ciento de las preferencias.

Otro despacho, de AFP, refiere que precisamente lo más temido en Gran Bretaña, el ascenso del partido neonazi British National Party (BNP), se cumplió, al obtener sus dos primeros eurodiputados, victoria lograda por su líder Nick Griffin, quien al parecer logró moderar la imagen racista de su formación.

La victoria del BNP provocó furia contenida en casi toda la clase política. «Es horrible», reaccionó el Partido Laborista, en el poder. «Es decepcionante... es gente espantosa», dijo el líder de la oposición conservadora, David Cameron. También en Finlandia, Austria, Hungría, Eslovaquia y Holanda, la extrema derecha experimentó avances.

Entretanto, en España, la victoria de la oposición conservadora consolida a Mariano Rajoy al frente del Partido Popular (PP), que considera que llegó el comienzo del «cambio político». El PP obtuvo 600 000 votos más que el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se traducen en dos diputados más en el Parlamento Europeo: 23 «populares» frente a 21 socialistas, de un total de 50 atribuidos a España.

El PSOE, por su parte, explica su derrota dentro del castigo sufrido por la mayoría de los gobiernos europeos debido a la crisis económica, y pone el acento en que la victoria del PP no fue aplastante, ni muy abultada la pérdida de votos socialistas.

Además de los 44 escaños obtenidos por el PSOE y el PP, Coalición por Europa (nacionalistas de derecha) ganó dos diputados, e igual cifra fue para la coalición de Izquierda Unida-Izquierda Catalana/Verdes, mientras que el centrista Unión, Progreso y Democracia (UPyD), obtuvo un puesto, y también uno el de Europa de los Pueblos-Verdes, formada por nacionalistas de izquierda.

Más al este, en Alemania, la cadena informativa DW anotó que el partido de la canciller Angela Merkel (la CDU, conservadora, con poco más del 38 por ciento) perdió terreno, pero subraya que el verdadero derrotado es el Partido Socialdemócrata (SPD), su actual socio de gobierno, que solo obtuvo el 21,1 por ciento de los sufragios.

Durante la jornada, el presidente del Partido Socialista Europeo (PSE), el danés Poul Nyrup Rasmussen, descartó que su formación esté en crisis tras los resultados de las elecciones europeas, y aseguró que Europa necesita más socialismo ante la recesión económica.

«A los que anuncian una crisis en el socialismo europeo, les digo que no.... no es el momento de desmantelar nuestros estados del bienestar, sino de reforzarlos», afirmó Rasmussen en un mensaje en su blog de Internet.

En el Parlamento Europeo, cada Estado miembro tiene asignado un número fijo de escaños, 99 como máximo y cinco como mínimo. Los eurodiputados se agrupan por afinidades políticas y no por nacionalidades.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.