Presión de EE.UU. sobre golpistas subió un peldaño

El Departamento de Estado anunció recortes en la ayuda, pero evitó calificar lo ocurrido como un golpe militar

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, septiembre 3.— Al tiempo que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, se entrevistaba con el presidente hondureño Manuel Zelaya, el vocero de la cancillería norteamericana daba a conocer el jueves en un comunicado que Estados Unidos interrumpirá «una amplia gama» de la ayuda que otorga a Honduras.

Sin embargo, el mensaje leído por el portavoz Ian Kelly no especificó el tipo de financiamiento recortado ni el monto, y recordó que las ayudas ya habían sido «suspendidas» después del golpe. En declaraciones posteriores, otro portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, precisó que la ayuda eliminada ascendería a 30 millones de dólares, dijo AFP.

Según despachos de prensa, el mensaje oficial apuntó que una eventual «restauración de la asistencia cancelada» dependerá del «retorno al gobierno democrático y constitucional en Honduras», reportó ANSA.

El Departamento de Estado, sin embargo, evitó calificar la asonada en Honduras como un golpe militar, con lo cual Washington estaría obligado, según sus propias leyes, a cortar tajantemente todos los suministros a Tegucigalpa.

Como parte de las presiones, el Departamento de Estado también anunció que ha iniciado el proceso de revocación de los visados de miembros del gabinete de facto para entrar en EE.UU.

Más «influyente» en el acontecer hondureño que tales decisiones fue la afirmación del Departamento de Estado de que «no está en condiciones de apoyar el resultado» de las elecciones de noviembre en las actuales condiciones.

Según dijo Kelly, los nuevos anuncios obedecen a «la necesidad de fuertes medidas, a la luz de la resistencia del régimen de facto de adoptar el Acuerdo de San José», con lo cual insistía en avalar la negociación mediada por Oscar Arias.

Al término de su reunión con Clinton, el presidente Manuel Zelaya saludó el recrudecimiento de las medidas, llamó a su pueblo a mantener la resistencia y volvió a asegurar que regresará a Honduras.

Mientras, en Tegucigalpa el usurpador Micheletti lamentó las sanciones provenientes, recordó, «de un gobierno amigo de nosotros».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.