Honduras, aún sin constitucionalidad

A pocas horas de vencer el plazo para la constitución de un gobierno de unidad nacional, un comunicado del régimen dijo que Roberto Micheletti pidió la renuncia masiva de los miembros del gabinete de facto para dar paso a ese ejecutivo de reconciliación nacional, cuando todavía no se ha ventilado la situación de Zelaya

Autor:

Juventud Rebelde

TEGUCIGALPA, noviembre 5.—Ciudadanos hondureños volvieron a congregarse desde la tarde en los alrededores del Congreso para exigirle la restitución de Manuel Zelaya, mientras este recordaba a la prensa que «no se ha cumplido» lo acordado sobre su vuelta a la presidencia.

A pocas horas de vencer la fecha acordada para la constitución de un gobierno de unidad nacional —uno de los ocho puntos pactados— un comunicado del régimen dijo que Roberto Micheletti pidió la renuncia masiva de los miembros del gabinete de facto para dar paso a ese ejecutivo de reconciliación nacional, cuando todavía no se ha ventilado la situación de Zelaya.

El texto dijo que los cargos serán ocupados por los representantes de los partidos políticos que participan en las elecciones, pero no mencionó al mandatario, señaló AP.

El legislativo hondureño seguía en receso y sin definir cuándo se reunirá en pleno —como figura en los acuerdos— para decidir con su voto si se retrotrae la situación de los poderes a como estaban antes del 28 de junio, lo que implicaría el regreso del mandatario.

Voceros de la resistencia y el propio Zelaya por medio de su representante en la Comisión de Verificación, Jorge Reina, habían advertido este jueves que dicho gobierno de unidad no podría nombrarse sin que se defina su vuelta.

«Si no hay restitución, se perpetúa el golpe de Estado», añadió Reina, quien remarcó que los acuerdos son tan claros «que no admiten siquiera interpretación».

Sin embargo, todo indica que cada quien los asume a su antojo. Precisamente el martes, Zelaya pidió a la secretaria norteamericana de Estado, Hillary Clinton, aclarar la posición de su país, luego de que su enviado a Tegucigalpa cuando se adoptaron los acuerdos, Thomas Shannon, declarase a CNN que el gobierno de unidad nada tenía que ver con el regreso de Zelaya e, incluso, aceptase la legitimidad de los comicios del día 29 sin que todavía se haya retomado el hilo constitucional en el país.

La conformación de la Comisión de Verificación que debe supervisar el cumplimiento de lo acordado, el envío de observadores a las elecciones y su reconocimiento, así como el levantamiento de las sanciones impuestas a Honduras son otros de los puntos suscritos y, obviamente, los únicos que importan a los golpistas y a sus protectores, mientras los hondureños y buena parte de la comunidad internacional siguen reclamando que se revierta, en verdad, el golpe, con la devolución de la presidencia al mandatario.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.