Reino Unido planea reforzamiento de flotilla aérea en Afganistán

Un informe de la Oficina de Auditoria Nacional indica que la diferencia entre el costo de los proyectos armamentistas y lo que realmente puede gastar el Ministerio de Defensa británico supera los 36 millones de dólares

Autor:

Juventud Rebelde

El Ministerio de Defensa de Reino Unido notificó este martes los planes de adquirir 22 nuevos helicópteros Chinook para incrementar el apoyo aéreo a sus tropas en Afganistán, donde las bajas en combate ascienden a 100 efectivos en 2009.

Con más de nueve mil militares acantonados en territorio afgano desde la invasión por la OTAN en octubre 2001, Londres registra 237 muertos en la guerra contra la resistencia del empobrecido país centroasiático. Es el segundo contingente en número después de Estados Unidos.

El anuncio sobre el reforzamiento de los medios bélicos para la campaña en Afganistán precedió a la esperada intervención del ministro de Defensa, Robert Ainsworth, quien debe hacer público ante la Cámara de los Comunes (diputados) el tan publicitado programa de recortes del presupuesto militar del gobernante partido Laborista.

La administración del primer ministro Gordon Brown justifica los nuevos gastos con el argumento de que la falta de helicópteros para la guerra ha expuesto a las tropas británicas al peligro de las bombas en las carreteras.

Según Ainsworth la primera partida de unos 10 helicópteros Chinook se completará en 2013 hasta aumentar la dotación de la flotilla británica de 48 a 70 naves, del fabricante estadounidense Boeing.

La capacidad de helicópteros ya se ha duplicado en los últimos tres años, como parte de una estrategia hacia el futuro, asegurando que nuestras Fuerzas Armadas cuentan con los mejores recursos a su disposición, apuntó el Ministro tras expresar satisfacción por anunciar tales planes.

El comandante del Comando Conjunto de Helicópteros, almirante Anthony Johnstone-Burt, dijo que esa nueva concepción aumentará espectacularmente la capacidad militar de las tropas en el campo de batalla para los próximos años.

Los planes del gobierno de Londres para enfrentar a la insurgencia afgana tras ocho años de reveses incluyen la dotación de al menos dos portaaviones y buques de la Armada, pero chocan con el profundo déficit fiscal y la abultada deuda pública que afecta al país a causa de la recesión.

Un informe de la Oficina de Auditoria Nacional indica que la diferencia entre el costo de los proyectos armamentistas y lo que realmente puede gastar el Ministerio de Defensa supera los 36 millones de dólares.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.