Mueren 33 civiles afganos por ataque aéreo de la OTAN

También 15 personas murieron y otras 15 resultaron heridas este lunes por un atentado dinamitero en el distrito de Khogyani, en la provincia de Nangarhar

Autor:

Prensa Latina

KABUL, febrero 22.— Al menos 33 civiles, entre ellos mujeres y niños, murieron y otras 12 personas resultaron heridas durante un ataque aéreo de la OTAN contra tres vehículos en la provincia sureña de Dai Kundi, informaron hoy fuentes oficiales.

Portavoces de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), comandada por la OTAN, precisaron que el bombardeó se dirigió contra un grupo de personas confundidas con insurgentes.

El gobernador de la provincia de Dai Kundi, Sultan Ali Urusgani, cifró en 33 personas el número de víctimas mortales en el ataque aéreo.

Los civiles regresaban del distrito de Kejran en Dai Kundi cuando el bombardeo se realizó en la localidad de Zerma, y los vehículos se dirigían hacia la sureña provincia de Kandahar.

El gabinete del presidente Hamid Karzai condenó el ataque en duros términos y lo calificó de irresponsable. Los ministros instaron en un comunicado a las fuerzas de la OTAN a coordinar de cerca y tener el máximo cuidado antes de llevar a cabo cualquier operación militar.

La oficina presidencial advirtió que esos denominados errores son un importante obstáculo para un esfuerzo efectivo de contraterrorismo.

En su versión la ISAF explicó que sus tropas emplearon armamento aéreo para bombardear a un grupo de presuntos sospechosos insurgentes al considerar que se disponían a atacar a una unidad conjunta.

Como siempre acontece, el comandante supremo de la ISAF, el general estadounidense Stanley McChrystall, se disculpó ante el presidente afgano, Hamid Karzai, por este trágico incidente.

Las muertes de civiles se han convertido en la principal fuente de tensión entre el gobierno afgano y las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN.

Atentado dinamitero causa 15 muertos en Afganistán

Al menos 15 personas murieron y otras 15 resultaron heridas este lunes por un atentado dinamitero en el distrito de Khogyani, en la provincia de Nangarhar, limítrofe con Paquistán, según fuentes oficiales.

Sin embargo, la Agencia de Prensa Informativa afgana (AIP) estimó en 20 el número de fallecidos en ese atentado, entre ellos varios agentes de policías.

De acuerdo con el jefe de policía, general Ayoub Salangi, el atacante detonó su chaleco cargado de explosivos cerca de un grupo de funcionarios del gobierno regional y entre los muertos figura el líder tribal Haji Zaman Ghamsharik.

Salangi explicó a medios informativos que ese atentado suicida mató a 15 personas, entre ellas a Haji Zaman  Ghamsharik, jefe tribal de la provincia de Nangarhar y ocasionó otras 15 personas lesionadas.

El atacante llegó a pie y estalló su carga en medio de una asamblea tradicional de jefes tribales y oficiales afganos en el distrito de Khogyani.

La AIP comunicó que Gamsharik era un comandante mujaidín que luchó contra la insurgencia afgana y que retornó recientemente a Afganistán tras permanecer exiliado en la ciudad paquistaní de Peshawar.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.