Presidente depuesto de Kirguizistán abandona el país y espera por reubicación

Bakíev, acusado por la oposición de autoritarismo, nepotismo, abusos y corrupción, huyó de Biskek tras violentos choques entre sus cuerpos de seguridad y los manifestantes que el pasado día 7 causaron más de 80 muertos y unos 1.600 heridos

Autor:

Juventud Rebelde

El depuesto presidente de Kirguizistán, Kurmanbek Bakíev, abandonó su país en avión con destino a Kazajistán, informó este jueves la agencia kirguís Akipress.

Un avión militar de transporte recogió a Bakíev en el aeropuerto de Jalal-Abad, ciudad en el sur del país donde se había refugiado el líder kirguís desde que fue derrocado el pasado 7 de julio, por una revolución popular.

Fuentes del Gobierno provisional, formado por la oposición liberal kirguís tras el derrocamiento de Bakíev, informaron que el avión con Bakíev había aterrizado en la ciudad kazaja de Taraz (antigua Dzhambul).

Poco antes, el propio Bakíev anunció que Rusia y Estados Unidos celebraban consultas con Kazajistán, país que preside actualmente la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), para decidir su destino personal, informó la agencia EFE.

«Mi destino y el lugar donde permaneceré en el futuro lo debaten ahora dirigentes de Rusia, Kazajistán e incluso de Estados Unidos», dijo Bakíev a la prensa en la casa de su padre, en la localidad de Tayit, cerca de Jalal-Abad.

Asimismo, confirmó que ha «iniciado unas negociaciones más o menos oficiales» sobre las condiciones de su renuncia formal con un representante del Gobierno provisional que lo había visitado.

«Aplaudo el inicio de las negociaciones y estoy abierto para escuchar propuestas», dijo Bakíev, quien a cambio de su renuncia había pedido garantías de seguridad para él y sus familiares.

El subsecretario de Estado norteamericano, Robert Blake, afirmó hoy en la capital kirguís, Biskek, que celebraba consultas con Kazajistán sobre el destino de Bakíev y las vías para legitimar al nuevo Gobierno provisional de ese país de Asia Central.

Las nuevas autoridades de Kirguizistán aseguraron a su vez que quieren que el depuesto presidente abandone el país con destino al extranjero para no tener que proceder a su detención.

«Nos gustaría que Bakíev se fuera de Kirguizistán y se exiliara en otro país. Nos facilitaría el trabajo», aseguró hoy a Efe Edil Baisálov, jefe de la administración del Gobierno provisional.

Bakíev, acusado por la oposición de autoritarismo, nepotismo, abusos y corrupción, huyó de Biskek tras violentos choques entre sus cuerpos de seguridad y los manifestantes que el pasado día 7 causaron más de 80 muertos y unos 1.600 heridos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.