El espíritu de un Festival Juvenil

Este evento, que honrará a Fidel y a Nelson Mandela, dos grandes figuras de la Historia contemporánea, abrigará también la causa del pueblo palestino y el empeño por la independencia de Sahara Occidental

Autor:

Yailin Orta Rivera

La lucha por la paz, por las transformaciones sociales y por la solidaridad, será el espíritu del XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, como también tendrá resonancia la idea de la necesidad de unirnos para enfrentar al imperialismo.

Con las propuestas e iniciativas que diseñan, los anfitriones de esta cita, que tendrá por país sede a Sudáfrica, pretenden que se le recuerde como un festival juvenil que nucleó esfuerzos en defensa de la causa de los Cinco Héroes cubanos que sufren desproporcionadas condenas en cárceles norteamericanas, y por la eliminación del bloqueo que también Estados Unidos impuso a Cuba con el propósito de condenarla a la soledad.

Este Festival, que honrará a Fidel y a Nelson Mandela, dos grandes figuras de la Historia contemporánea, abrigará también la causa del pueblo palestino y el empeño por la independencia de Sahara Occidental, país que sufre la colonización de Marruecos desde hace 35 años.

Sobre estos imprescindibles tópicos, que abordará el gran encuentro internacional, conversó con JR Andile Lunguisa, vicepresidente primero de la Liga Juvenil del Congreso Nacional Africano de Sudáfrica, y también presidente de la Agencia Nacional para el Desarrollo de la Juventud.

El líder juvenil hizo énfasis en otras angustias que pesan sobre la humanidad y que tendrán un importante espacio de expresión en este foro: «El desempleo, el hambre y el limitado acceso a la educación, serán temas imprescindibles en una reunión como esta, porque esos derechos deben estar al alcance de todas las personas que habitamos este planeta».

Pero también la guerra mundial que amenaza por desatarse será objeto de denuncia de los jóvenes progresistas que del 13 al 21 de diciembre próximo unirán sus voces en la nación africana: «Es vital hacer un llamado a todos los países a que se mantengan alejados de las armas nucleares, particularmente a Estados Unidos», insistió.

Lunguisa no pudo eludir en el diálogo un asunto medular que atraviesa los días actuales de África, así como puso la mirada sobre las profundas desgarraduras que ha provocado el imperialismo en su continente.

«El hecho de celebrar este Festival en nuestra tierra nos va a ayudar a incrementar la labor contra las bases militares que EE.UU. trata de establecer en diferentes países africanos, a la vez que vamos a abrirle los ojos a la comunidad internacional sobre los problemas que presentan muchas de nuestras naciones, en especial las de África Subsahariana», sostiene con firmeza.

«Antes de que comenzaran los preparativos del Festival, diferentes organizaciones juveniles de África trabajaban de conjunto con el propósito de que este resulte un encuentro exitoso, y me animo con la idea de que, después de que concluya esta cita, sigan trabajando igualmente unidos para alcanzar la total independencia del continente africano, porque muchos países nuestros la conquistaron en el plano político, pero no en el económico.

«Muchos de nuestros recursos no están en manos del pueblo, sino en las de los colonizadores; por eso este no ha dejado de ser uno de los temas fundamentales que se debaten a nivel local y regional».

La esperanza de que los jóvenes africanos salgan más unidos de este evento, también se aviva en el pensamiento de Andile Lunguisa: «Al final los jóvenes van a ser los futuros líderes y por ello, deben volverse uno solo».

Sobre los aires de Festival que comienzan a soplar, el joven dirigente africano precisa que los preparativos van con buen ritmo y que de esta visita a Cuba se van con la certeza de que la Unión de Jóvenes Comunistas será un importante apoyo en la movilización de todas las fuerzas juveniles y progresistas del mundo para el reencuentro en tierra africana.

«Abriremos nuestras puertas a múltiples jóvenes del mundo, entre los que no podrán faltar los cubanos, porque nuestros países son como hermanos».

Y sella sus palabras con el agradecimiento eterno que los hijos de ese continente ofrecen siempre a los cubanos, por su contribución imprescindible a la liberación de sus naciones: «La independencia se la debemos a Cuba, por eso no puede pasar un día en que no pensemos en ustedes y en Fidel Castro».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.