Los cubanos en Venezuela, seguros y trabajando

Con el espíritu de hermanos, los 44 000 cooperantes cumplen su misión internacionalista puestos a la orden para atender a los damnificados por las torrenciales lluvias que azotan al país bolivariano

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— Mira hacia su cerro en el Consejo Comunal de San Martín, en Caracas, y afirma sin titubeos: «Es valiosísima la cooperación de los médicos cubanos del consultorio en este refugio, y lo que sucede ahorita es consecuencia de la desidia de 50 años de construcciones precarias, propiciadas por la pobreza y los gobiernos que no tomaban en cuenta al ser humano como tal. Pero gracias a Dios, que iluminó al presidente Chávez, a quien le duele su Patria y su pueblo. De no ser por el Gobierno revolucionario, esto hubiera sido una terrible tragedia con cientos o miles de muertos».

Ángela González vive en el populoso barrio de San Martín y es vocera de Salud del Consejo Comunal, y tal y como hace a menudo, acompaña este martes a la doctora Eva Valdés, quien desde su popular San Miguel en la capital cubana llegó hace cuatro años para dar su aporte en el consultorio San Martín 2, el más cercano al refugio de emergencia establecido en el edificio de Ipostel, donde hasta el momento en que lo visitábamos atendía a 196 evacuados, entre ellos 12 menores de un año y dos recién nacidos: 86 niños en total, y el resto mayores.

También están aquí una veterana en estas lides, la enfermera del Valle de Viñales, Francisca Hernández Gómez, y la jovencita del grupo solidario, la granmense Denytse Sosa, interna del 6to. año de Medicina.

Las mujeres acaban de ver a uno de los recién nacidos, consideran que debe ser hospitalizado de inmediato y se movilizan para que esto se ejecute lo más pronto posible. Ya habían revisado las condiciones de los cinco casos de diarreas que atendían desde la apertura de este centro.

En forma encomiable habla de la labor de las médicas y enfermera Rael Bolívar, de la subsecretaría de Deportes en el Distrito Capital, quien al momento se encontraba al frente del refugio, donde la muchachería jugaba en los pasillos de los cuatro pisos de la edificación, ubicada en la avenida Lamas.

Todos en sus puestos

Tal y como sucede en casi todo el territorio venezolano, azotado por los torrenciales y prácticamente ininterrumpidos aguaceros que han provocado desde el jueves pasado 21 muertes y decenas de miles de damnificados que están refugiados en 101 centros de evacuación, en la ciudad capital todo el personal de la salud de la Misión Barrio Adentro, los colaboradores de la Misión Cultura Corazón Adentro, de Barrio Adentro Deportivo y de la Educativa, están prestando servicio junto a los venezolanos en los centros de refugio.

En el área metropolitana de Caracas, en horas de la tarde del martes ya llegaban a 43 los albergues provisionales, en los que se contaba con la atención solidaria de 50 médicos cubanos, 21 cooperantes de la cultura y 38 deportistas, para paliar la desventura provocada por las agresivas condiciones climáticas. Al igual que en el estado de Falcón se ha declarado al Distrito Capital en emergencia, así como a Vargas y a Miranda. Las clases están suspendidas en 11 estados del país.

A nivel nacional, en los campamentos de refugiados aportan directamente sus servicios más de un centenar de integrantes del personal de la salud, de cultura y deportistas, que llevan como siempre amor y sonrisas —sobre todo a los más pequeños— ahora, a quienes han perdido su hogar o han sido desplazados por la cambiante naturaleza.

Pero también los cubanos son afectados por la inclemencia, y sobre su situación indagamos con Roberto López, jefe de las Misiones Cubanas en Venezuela, cuando recorría algunos de los centros de emergencia en Maternidad, una de las Áreas de Salud Integral Comunitaria de esta capital, donde los deslaves son constantes, y el personal comunal y los bomberos trabajan intensamente para garantizar que el tráfico automotor pueda fluir, aunque se ha llamado a la población para que no circule innecesariamente por las calles.

Todos nuestros coordinadores y principales jefes de misiones y brigadas están recorriendo los lugares más complicados del país, principalmente en Caracas, Miranda, Vargas y Falcón, explicó. Tenemos constante comunicación con los puestos de dirección en cada estado y recibimos un parte sistemático, así que podemos asegurarles a sus familiares y al pueblo cubano que los 44 000 cooperantes están seguros y trabajando, puestos a la orden de las autoridades revolucionarias venezolanas, cumpliendo con el deber, agrega López.

Sin embargo, informa que se han reubicado 156 cooperantes —un número que tiende a crecer, aclara— porque residen en lugares en riesgo, y 41 fueron evacuados en Tocuyito, en el estado de Falcón, ante el peligro de que colapsara la represa de la localidad. Ellos fueron evacuados junto con los 1 500 pobladores, a quienes les siguen dando atención en el refugio de emergencia. El control y la disciplina garantizan la seguridad de cada cooperante.

«Los 44 000 cubanos aquí formamos parte de este pueblo y estamos en disposición total para acometer cualquier tarea. Es una situación difícil, sigue lloviendo, pero estamos preparados para trabajar en una situación mucho más adversa», aseguró Roberto López, al tiempo que reconoció la «convicción y la forma heroica en que están trabajando nuestros cooperantes, que se crecen en momentos desfavorables como estos.»

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.