Juramentan diputados venezolanos al Parlamento Latinoamericano

El grupo lo preside Rodrigo Cabezas y como vicepresidenta, Ana Elisa Osorio, ambos del PSUV

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.—El diputado Rodrigo Cabezas fue elegido por mayoría como presidente del grupo venezolano al Parlamento Latinoamericano, durante la sesión de juramentación de los 12 parlamentarios, siete del grupo bolivariano y cinco de la oposición, elegidos por la ciudadanía venezolana el pasado 26 de septiembre, en un ejercicio pleno de la democracia, pues es el único país del continente que somete a la decisión popular en las urnas, la selección de sus representantes.

Desde el Palacio Federal Legislativo en esta capital, Cabezas destacó que por primera vez los pueblos indígenas de este país estarán representados en ese grupo con la diputada Dalia Yánez, del Consejo Nacional Indio de Venezuela (CONIVE), y definió las cuatro líneas o ejes estratégicos en que trabajarán en el organismo regional, integrado por representantes de los congresos y asambleas legislativas nacionales de 22 países de América Latina y el Caribe.

El primer perfil será la defensa intransigente de la soberanía nacional. El parlamentario Cabezas aseguró que demostrarán que venezolanos y venezolanas son un pueblo libre y un país democrático, lo que campañas y medios venezolanos e internacionales, así como sectores políticos de Estados Unidos, han tratado de ocultar.

Al respecto recordó que el representante por la Florida Connie Mack, se atrevió a señalar que su única meta era trabajar para incluir a Venezuela en la lista de los países que protegen al terrorismo, acusación que Rodrigo Cabezas calificó de «burda e intento de desestabilización», que anuncia un nuevo plan desde el centro imperial para intentar cercar política y económicamente a la República Bolivariana.

También defendió el derecho soberano de Venezuela de no darle el beneplácito al embajador designado por Estados Unidos, Larry Palmer, por sus declaraciones injerencistas. «Nuestro presente y nuestro futuro no es de subordinación, es de soberanía», subrayó.

Una segunda línea es el tema de la integración, a favor de cuyo proceso se pronunció porque apunta al futuro, y puso de referencia al ALBA, la Unión de Naciones Suramericanas, el Mercosur, y la constitución en Caracas, el 5 de julio próximo, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), del que aseguró no será ni socialista ni de derecha, porque será «el gran espacio esperado por la América Latina soberana y libre».

Como tercer eje estratégico apuntó la labor para que América Latina sea un territorio de derechos humanos plenos, donde incluyó, entre otros, el derecho a la vida, al libre tránsito, a la vivienda, la educación gratuita y acceso a la salud.

Rodrigo Cabezas destacó como cuarto propósito defender la verdadera democracia, plural, radical, protagónica, bajo el concepto de que los gobernantes deben gobernar subordinados al pueblo y respetando sus intereses, para garantizar una democracia política, económica y social, que incluye decirle «nunca más a las dictaduras fascistas» que dominaron en América Latina, a la que ve como espacio de paz y de ejercicio pleno de la soberanía de cada pueblo.

Los otros integrantes del grupo de parlamentarios venezolanos para el periodo 2011-2016 son los representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Roy Chaderton, Roy Daza, Ana Elisa Osorio —elegida como vicepresidenta— y Walter Gaviria, además de Carolus Wimmer, del Partido Comunista de Venezuela (PCV).

Por los partidos de la derecha resultaron electos José Sánchez, Timoteo Zambrano, Delsa Solórzano, Francisco García y Henry Ramos Allup, quien pronunció un discurso que apuntó a llevar la beligerancia de la oposición contra el Gobierno Bolivariano al seno de la institución latinoamericana, posición contrapuesta al principio de la integración y la unidad latinoamericana, de la solidaridad de los pueblos y la cooperación y complementariedad económica defendidos por bloque bolivariano.

«El mundo entero puede ver realmente lo que es la práctica democrática en Venezuela: la mayor acusación que hace la oposición al presidente Hugo Chávez es que “es un dictador” y que en Venezuela “no hay democracia”. El mundo ha observado al jefe político de la oposición, desde este Parlamento, expresar sus ideas y ser oído con el mayor respeto posible», dijo el vicepresidente de la Asamblea Nacional venezolana, el diputado Aristóbulo Istúriz, al referirse al discurso de Ramos Allup, quien lo precedió en el derecho de palabra.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.