Cable de Venezuela a Cuba facilitará acceso a telecomunicaciones

La instalación del dispositivo posibilitará a Cuba multiplicar por tres mil la velocidad de transmisión de datos, imágenes y voz, con un ancho de banda de 640 gigabytes y capacidad para 10 millones de transmisiones telefónicas simultáneas

Autor:

Juventud Rebelde

El cable submarino de fibra óptica tendido desde las costas de Venezuela hasta Cuba facilitará el acceso a las telecomunicaciones y mejorará la calidad y disponibilidad de los países de la región, aseguraron este lunes los especialistas, reporta PL.

El presidente de la estatal Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela (Cantv), Manuel Fernández, destacó que con este paso el país suramericano marcha hacia la soberanía tecnológica y habla con voz propia a nivel internacional.

Según Fernández, se trata de un capítulo más de la historia de solidaridad y hermandad entre los pueblos del área.

Wilfredo Morales, presidente de Telecomunicaciones Gran Caribe (TGC), empresa a cargo del proyecto, subrayó que se trata de una herramienta poderosa que permitirá a Cuba mejorar en la esfera de las comunicaciones.

Por su parte, Venezuela tendrá salida internacional, un servicio que estaba controlado hasta hace poco por empresas privadas, enfatizó.

Morales explicó que desde mayo de 2009 se inició un proyecto que consistió en el estudio del fondo marino en la zona por la que iba a transitar el cable.

De acuerdo con el experto, el plan consistió en preparar el dispositivo para evitar cualquier tipo de contingencia y, en ese sentido, comentó que se cumplieron todas las normas ambientales.

El objetivo -dijo- era que la instalación hiciera el menor daño posible al ecosistema y proteger los recursos naturales.

Siguiendo esa línea, Waldo Reboredo, vicepresidente cubano de la empresa TGC, precisó que se instaló a la mitad de Venezuela y Jamaica una unidad de bifurcación para extender el cable a otros países del área.

La unidad también permitirá estar pendiente del funcionamiento y monitoreo de la herramienta de desarrollo, agregó.

El sábado último, el buque francés Ile de Batz comenzó el tendido del cable submarino de fibra óptica con poco más de mil 600 kilómetros desde Camurí Chico, estado venezolano de Vargas, hasta la Playa Siboney, en la suroriental provincia de Santiago de Cuba, y de ahí a Jamaica.

Está previsto que la embarcación toque las costas cubanas el próximo 8 de febrero.   La extensión del cable, con costo estimado en 70 millones de dólares, corre a cargo de la empresa franco-china Alcatel Shanghai Bell.

La instalación del dispositivo posibilitará a Cuba multiplicar por tres mil la velocidad de transmisión de datos, imágenes y voz, con un ancho de banda de 640 gigabytes y capacidad para 10 millones de transmisiones telefónicas simultáneas.

Cuba y Venezuela acordaron la creación de una empresa mixta bajo el nombre de Telecomunicaciones Gran Caribe S.A. en el marco del proceso de integración del ALBA.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.