Refuerza OTAN vigilancia sobre Libia

Anuncio de nueva Constitución antes de fin de año no frena las protestas en Yemen

Autor:

Juventud Rebelde

BRUSELAS, marzo 10.— El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció este jueves que esa entidad reforzará las unidades navales en el Mediterráneo central para controlar el embargo de armas a Libia, aprobado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), reportó PL.

Durante una reunión de ministros de Defensa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también se acordó encargar a autoridades militares elaborar con urgencia planes detallados para poner en marcha acciones con el fin de aplicar el bloqueo naval.

Rasmussen afirmó que se estudian medidas adicionales para poner en marcha una zona de exclusión aérea en la nación norafricana en caso de que reciba «un claro mandato» del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los aliados justifican la presencia de embarcaciones de guerra en el Mediterráneo con el pretexto de garantizar la logística en caso de evacuaciones de civiles y para prestar ayuda humanitaria.

La reunión de la Alianza en Bruselas, que concluirá este viernes, trata de encontrar legalidad para imponer la zona de exclusión aérea aun sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Rusia y China podrían hacer valer su derecho de veto. En varias ocasiones, el máximo dirigente de la Alianza ha dicho que solo actuarán en caso de contar con un mandato específico del Consejo.

A juicio de la ministra española de Defensa, Carme Chacón, la zona de exclusión aérea no es un tema tan avanzado como la presunta ayuda humanitaria y el bloqueo marítimo, y continuará discutiéndose en profundidad en un encuentro de los embajadores de la Alianza el próximo martes. La titular también confirmó que el submarino español Mistral, ya posicionado en la zona, participará también en la operación de control, reseñó EFE.

Mientras, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, anunció que su país está en «contacto directo» con la oposición libia, incluido el Consejo Nacional de Transición (CNLT) formado por los insurgentes en Bengasi (este) y autoproclamado como representante del pueblo libio, informó AFP. En tanto, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, notificó la ruptura de relaciones diplomáticas con el Gobierno de Al Gadafi.

Por su parte, el primer ministro belga en funciones, Yves Leterme, se reunió con dos enviados del CNLT, pero no los reconoció como representantes del pueblo de Libia, arguyendo que «Bélgica reconoce Estados, no partidos». Los opositores llegaron a Bélgica procedentes de Francia, cuyo ejecutivo se convirtió en el primer país en reconocer a los rebeldes del CNLT como únicos «representantes legítimos» del pueblo libio, precisó EFE, lo que fue catalogado por el viceministro de Exteriores de Trípoli como «una decisión ilegítima, ilegal y una provocación contra un Estado independiente miembro de la ONU», señaló ANSA.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el premier británico, David Cameron, pidieron en una carta conjunta a sus socios europeos que reconozcan a la oposición como un «interlocutor político válido» y exhortaron a Al Gadafi a dejar Libia. Asimismo, EFE dio cuenta de contactos sostenidos por el gobierno español con los rebeldes.

Mientras, en Yemen, el presidente Ali Abdalá Saleh, jaqueado por las protestas populares, anunció este jueves que antes de fin  de año se redactará una nueva Constitución, que será sometida a referendo, y que prevé además un «sistema parlamentario» y una nueva ley electoral. No obstante, los grupos opositores desestimaron la promesa del mandatario y anunciaron más protestas para exigirle que abandone el poder incondicionalmente.

Las demostraciones de descontento continuaron en inmediaciones del campus de la Universidad de Sanaa, con la demanda añadida de juicio para los autores de las más de 30 muertes reportadas durante las protestas, dijo PL.

Asimismo, tres personas de confesión chiita resultaron  heridas este jueves en Al Qatif, en el este de Arabia Saudita, por disparos de  la policía contra unos centenares de manifestantes que pedían la liberación de prisioneros, un día antes de la convocatoria de protestas en el Reino para pedir reformas políticas. En Riad, la capital, la situación era de total normalidad, según AFP, pero había más patrullas policiales de lo habitual.

Respecto a la crisis en Bahrein, otro de los estados sacudidos por las protestas, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, defendió la oferta de la monarquía de iniciar un diálogo nacional y exhortó a la oposición a aprovechar el momento, indicó DPA.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.