Murió Orlando Bosch lleno de deudas con la justicia

Fue el autor intelectual, junto a Luis Posada Carriles, del atentado al avión de Cubana que estalló sobre aguas de Barbados en octubre de 1976. Había sido arrestado, enjuiciado y sentenciado por innumerables actos terroristas en Venezuela, Estados Unidos y otros países

Autor:

Juventud Rebelde

MIAMI, abril 27.— Sin haber pagado sus crímenes murió este miércoles el terrorista Orlando Bosch, autor intelectual, junto a Luis Posada Carriles, del atentado al avión de Cubana que estalló sobre aguas de Barbados en octubre de 1976 y costó la vida a 73 personas, entre otros atentados.

Su frase en alusión a aquel crimen —develada por un documento recientemente desclasificado— de que «hay momentos en que no se puede evitar hacer daño a gente inocente», retrata la calaña de quien fue uno de los fundadores, en 1976, de la tenebrosa CORU —la mal llamada Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas— a las órdenes de la CIA, que tan relevante papel desempeñara en la preparación de atentados terroristas no solo contra Cuba y envuelta, además, en muchos de los asesinatos ejecutados a la sombra de la llamada Operación Cóndor.

Protegido de los Bush, Orlando Bosch vivió libre en Miami hasta su deceso que, según el comunicado publicado por el diario El Nuevo Herald este miércoles, tuvo lugar después de «enfrentar una larga y dolorosa enfermedad».

Bosch había sido arrestado, enjuiciado y sentenciado por innumerables actos terroristas en Venezuela, Estados Unidos y otros países, recordó el sitio web Cubadebate. En 1968, fue condenado a diez años de privación de libertad por el atentado a un buque polaco que se encontraba anclado en uno de los muelles de Miami, y luego cumplió solo diez de cárcel en Venezuela por el atentado contra el avión cubano.

Al referirse a su historial, el sitio Contrainjerencia lo calificó como apologista del terrorismo, y autor de más 50 atentados tanto en Estados Unidos como en otros países.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.