Presidente sudafricano viaja a Libia, mientras prosiguen bombardeos de la OTAN

Jacob Zuma se esperaba en el país árabe para examinar junto a Gadafi una nueva propuesta de cese del fuego que permita suministrar ayuda humanitaria

Autor:

Juventud Rebelde

TRÍPOLI, mayo 30.—El líder libio Muamar El Gadafi discute hoy una iniciativa de armisticio con el presidente surafricano, Jacob Zuma, cuyo viaje aquí coincidió con los 100 días la rebelión armada y más bombardeos de la OTAN, según PL.

Zuma era esperado este lunes en Trípoli para examinar con El Gadafi una nueva propuesta de cese del fuego que permita el suministro de ayuda humanitaria, así como la adopción y puesta en marcha de reformas para eliminar las causas del conflicto en Libia.

La televisión estatal de este país norafricano refutó reportes de que la visita del mandatario surafricano tenía como propósito debatir una estrategia de salida del líder libio del cargo y del país, y destacó el esfuerzo mediador de la Unión Africana (UA).

Al respecto, la misma fuente explicó que, además de pretender acabar con la revuelta, Zuma expondrá una «hoja de ruta» de la UA para la paz, pese a que la jefatura de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) reunida hoy en Bulgaria prometió intensificar los ataques.

La rebelión pidió ayuda monetaria a sus aliados occidentales y más ataques contra el Ejército, a lo que el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, respondió que se ha debilitado «seriamente» a las fuerzas de El Gadafi y habrá más bombardeos «hasta derrocarlo».

De hecho, una fuente castrense libia afirmó que 11 personas murieron este lunes por una serie de incursiones de la alianza atlántica contra instalaciones civiles y militares en Zlitan, Jafara y el valle de Ein Kam, al sur de la capital, en el que fue el segundo ataque de día.

La OTAN lanzó el primer bombardeo diurno el pasado sábado contra un campamento de fuerzas leales a El Gadafi. La aviación occidental realizó más de ocho mil 800 salidas sobre Libia desde el 19 de marzo.

Poco antes de emprender viaje hacia Trípoli, el partido Congreso Nacional Africano (ANC, de Zuma) condenó los «continuos bombardeos aéreos sobre Libia» por parte de la alianza, sobre todo en las montañas de Nafussa en el extremo occidental del país.

Los aviones de la OTAN también arremetieron contra Bani Walid, una localidad cerca de Misratah y de importancia estratégica vital por ser el principal bastión del poderoso clan Warfalla, del que proceden los líderes tribales que pactaron con los insurgentes opuestos a El Gadafi.

Medios noticiosos afines al opositor Consejo Nacional de Transición (CNT) indicaron que alrededor de 100 líderes comunitarios y jefes de tribus mostraron su adhesión a los rebeldes durante una conferencia en Turquía en la que llamaron a detener la violencia.

El Gobierno libio minimizó el impacto del encuentro y su Ministerio de Justicia, en cambio, destacó la decisión de dos conocidos abogados franceses de emprender demandas judiciales contra el presidente de su país, Nicolás Sarkozy, por presuntos crímenes contra la humanidad.

Según el funcionario libio Ibrahim Boukhzam, los letrados Jacques Verges y Roland Dumas se ofrecieron para representar a familias de víctimas de la campaña de bombardeos de la OTAN que encabezó de forma adelantada la aviación francesa el 19 de marzo.

El jefe del CNT, Mustafa Abdel Jalil, aprovechó el aniversario de los 100 días para hacer balance de lo que describió como «victorias a nivel nacional e internacional» y presentar el programa de una eventual Libia post El Gadafi, aunque alegó problemas financieros y militares.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.