Mueren siete soldados en Yemen, mientras persiste crisis política

Los uniformados fueron sorprendidos por islamistas escondidos en montañas boscosas que abrieron fuego contra el grupo de militares, mientras sigue incierta la fecha del anunciado regreso del presidente Alí Abdulah Saleh

Autor:

Juventud Rebelde

Sanaa, 27 de agosto._ Al menos siete soldados murieron y otros seis resultaron heridos hoy en enfrentamientos con supuestos miembros de Al-Qaeda en el sur de Yemen, mientras sigue incierta la fecha del anunciado regreso del presidente Alí Abdulah Saleh, dijo PL.

Un portravoz del Ejército yemenita señaló que los choques ocurrieron en la provincia meridional de Abyan y los uniformados fueron sorprendidos por islamistas escondidos en montañas boscosas que abrieron fuego contra el grupo de militares.

Los efectivos leales a Saleh se dirigían de Dofes a Zinjíbar para tratar de reagrupar en esa última localidad a la 25 Brigada Mecanizada, que está cercada por los islamistas radicales desde hace semanas.

La acción de los irregulares siguió a una incursión ayer de la aviación yemenita contra bastiones de Al-Qaeda en el valle de Wadi Hassan, en el sur de Zinjíbar, causante de ocho muertos, dos más que los registrados en un ataque aéreo similar el miércoles en esa área.

Fuentes de los insubordinados se identificaron como miembros de la organización Ansar Al-Sharia, pero el Gobierno de Yemen los vincula con la red terrorista que dirigió Osama Bin Laden.

Fuezas tribales se han unido al Gobierno para combatir a los milicianos islamistas, en medio del caos y la confusión por la continuidad de movilizaciones opositoras en Sanaa y otras ciudades.

Reportes oficiales indican, por otro lado, que Saleh regresará en pocos días al país procedente de Arabia Saudita, donde se recupera de las heridas sufridas en un atentado con bombas el 3 de junio en el palacio presidencial junto a otros funcionarios de su gabinete.

Círculos opositores intensifican sus protestas en reclamo de la renuncia del mandatario y su equipo, pero el clima de crispación se multiplicó el 23 de agosto cuando regresó al país el primer ministro, Ali Mujawar, también lesionado en el asalto a palacio presidencial.

Mujawar estuvo todo este tiempo junto a Saleh en una clínica de Riad, la capital saudita, recibiendo asistencia médica y su estancia coincidió con la muerte el pasado lunes en el reino wahabita del exjefe del parlamento, Abdul-Aziz Abdul-Ghani, lesionado el 3 de junio.

Fuentes oficiales de este país apuntaron que la investigacón sobre el aludido ataque al palacio presidencial concluyó ayer, lo cual daría más elementos al presidente sobre lo ocurrido, antes de volver a Sanaa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.