Cadena de ataques paraliza Kabul

La Embajada de EE.UU., la sede de la OTAN y edificios gubernamentales estuvieron entre los objetivos

Autor:

Juventud Rebelde

KABUL, septiembre 13.— Un comando de ocho talibanes realizó una cadena de ataques, contra varios puntos de la capital afgana, que incluyeron la Embajada de EE.UU., la sede la OTAN, las inmediaciones del aeropuerto civil y edificios gubernamentales afganos, reportó EFE.

Según el balance inicial de víctimas dado a conocer por autoridades locales, unas siete personas murieron, entre ellas tres civiles, y otras 17 resultaron heridas en las acciones, en las que se utilizaron cohetes, granadas y rifles de asalto.

La policía afgana mató a dos de los cuatro talibanes que se hallaban parapetados en un edificio de 13 plantas en la plaza Abdul Haq, a 300 metros de la Embajada de EE.UU., mientras al cierre de esta información, otros dos quedaban atrincherados.

Las fuerzas de seguridad también abatieron a cuatro insurgentes que se unieron al ataque en otros lugares de Kabul y que murieron cuando intentaban activar sus cargas explosivas.

«Nuestros muyahidines han atacado el cuartel general de la OTAN, la legación de Estados Unidos, el Departamento de espionaje afgano (NDS) y otros edificios gubernamentales del centro de Kabul», proclamó Zabiulá Muyahid, portavoz talibán, quien detalló que los atacantes disponían de chalecos explosivos, ametralladoras y lanzagranadas.

Según la policía, entre los objetivos de los insurgentes se hallaban también el Parlamento y el cuartel general de la policía de fronteras.

La acción coordinada de los insurgentes paralizó durante horas Kabul, cuyos ciudadanos pudieron oír claramente explosiones y tiroteos en diversos puntos de la capital y ver helicópteros militares sobrevolar la ciudad.

El presidente afgano, Hamid Karzai, condenó mediante un comunicado la acción de los talibanes y la achacó a su intento de sabotear el denominado proceso de transición de la seguridad del país a las autoridades afganas.

Los ataques perpetrados por comandos que luchan hasta morir son cada vez más frecuentes en Afganistán, y forman parte de la estrategia de los talibanes de lanzar asaltos de gran impacto mediático y de atacar a altos cargos oficiales.

Mientras, ya inició el repliegue de tropas norteamericanas —800 soldados regresaron a su base de la Guardia Nacional en Iowa y antes de finalizar septiembre regresarán otros 800— y se espera que para 2014 se haya completado la prometida «retirada». El conflicto se ha recrudecido y la insurgencia parece encontrarse en un momento de fortalecimiento.

Todavía están pendientes los resultados de las negociaciones entre Gobierno y talibanes, una de las apuestas que pretende llevar algo de paz a la nación centroasiática.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.