Otro ultimátum de los opositores para Bani Salid

Los opositores armados han iniciado una campaña de propaganda para convencer a los civiles que aún se aferran a sus casas de que salgan y abandonen a los cerca de 600 leales gaddafistas

Autor:

Juventud Rebelde

TRÍPOLI, septiembre 13.— Los opositores armados dieron a la población de Bani Walid un plazo de dos días para dejar la ciudad antes de lanzar la que auguran como ofensiva definitiva contra las tropas de Muammar al-Gaddafi, mientras la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) mantuvo sus bombardeos en zonas controladas por leales al líder libio.

Varios despachos daban cuenta de la continuidad a los ataques de la OTAN para allanar el camino y darles paso a los elementos armados del autoproclamado Consejo Nacional de Transición (CNT), quienes reconocieron los obstáculos para apoderarse del mercado central en Bani Walid.

Según explicó a EFE el mando militar sobre el terreno, los opositores armados han iniciado una campaña de propaganda para convencer a los civiles que aún se aferran a sus casas de que salgan y abandonen a los cerca de 600 leales gaddafistas que, al parecer, se atrincheran en el interior del oasis.

Aquellos pobladores que han logrado ya escapar, cuentan que la situación es dramática, sin agua, gas, electricidad y con escasez de medicinas y alimentos, precisó el despacho.

Además de Bani Walid, 150 kilómetros al sudeste de Trípoli y hogar de 75 000 libios pertenecientes a la tribu warfalla, afín a Gaddafi, Sirte y Sehba continúan siendo terreno prohibido para los elementos armados del CNT, que tampoco han podido entrar en esas localidades.

No obstante, el portavoz de la misión aliada, el coronel canadiense Roland Lavoie desestimó la resistencia en Sehba al asegurar que la OTAN no la considera como una ciudad bajo control de las fuerzas del régimen, sino «disputada», pues ningún bando «parece controlarla totalmente».

Cerca de Sirte, ciudad natal de Gaddafi, la OTAN destruyó un sistema de radar, lanzamisiles y vehículos blindados. En Sehba fueron abatidos seis tanques y dos medios de transporte blindados, y en Waddan, otra pequeña localidad en el desierto, una posición con capacidad antiaérea, reseñó ANSA.

La OTAN aseguró este martes que la situación en los alrededores de las ciudades libias de Sirte y Bani Walid es «muy volátil» y podría cambiar «rápido» a favor de los elementos armados del CNT.

«Es difícil predecir lo que va a pasar sobre el terreno», dijo el coronel Roland Lavoie, mientras la vocera del bloque militar, Oana Lungescu, aseguró que las operaciones de la Alianza «no pueden ser concluidas».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.