Atentados y ataques armados provocan 24 víctimas en Iraq

La violencia tras la invasión militar de Estados Unidos es tomada como pretexto por Washington para presionar a Iraq a aceptar que un número reducido de efectivos ocupantes se quede allí más allá del plazo de retirada, el próximo 31 de diciembre

Autor:

Juventud Rebelde

BAGDAD, septiembre 24.— Al menos siete muertos y 17 heridos es el saldo este sábado en distintas regiones de Iraq luego de varios atentados con bombas y asaltos a mano armada, el más mortífero de todos en el barrio Gazaliya del occidente de esta capital.

El canal satelital iraquí Alsumaria informó que cinco civiles perdieron la vida y otros 12 sufrieron lesiones, incluidas mujeres y niños, a causa de varios bombazos en tres viviendas del área bagdadí de Gazaliya, a donde se movilizaron efectivos policiales y socorristas.

Fuentes de seguridad citadas por ese medio agregaron que un soldado del ejército iraquí pereció en un ataque armado contra un punto de control militar en el distrito de Al-Qahira, en la ciudad de Mosul, cabecera de la provincia norteña de Nínive.

Una mujer fue baleada en la azotea de su casa en el vecindario de Ma-amoun, en el sur de Mosul, añadió la policía que dijo haber arrestado a siete sospechosos de actos terroristas durante una operación simultánea en regiones separadas de Nínive.

Igualmente, fuentes oficiales confirmaron que dos guardias resultaron heridos este sábado mientras custodiaban la filial en Mosul del Banco Central de Iraq, cuya puerta trasera, cercana a la sede del gobierno provincial, fue impactada por tres granadas de mano.

El Comando de Operaciones de Bagdad reportó, por su lado, que un empleado del Ministerio iraquí de Relaciones Exteriores falleció por disparos de hombres con pistolas dotadas de silenciadores que asaltaron el Túnel de la Policía en el oeste de la ciudad.

A primeras horas de este sábado, desconocidos que portaban armas de ligeras y medianas también abatieron a un policía e hirieron a tres más un punto de control en el poblado de Amiriyat Al-Falluja, en la provincia oeste de Al-Anbar.

La violencia recrudecida tras la invasión militar de Estados Unidos en marzo de 2003, es tomada como pretexto por Washington para presionar a Iraq a aceptar que un número reducido de efectivos ocupantes se quede aquí más allá del plazo de retirada, el próximo 31 de diciembre.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.