Jamás claudicaremos a la verdad

Mensaje de Ramón Labañino, en nombre de sus hermanos de lucha, al Encuentro de Solidaridad con Cuba que tiene lugar en México

 

Autor:

Juventud Rebelde

Queridos hermanos y hermanas de toda Latinoamérica participantes en este VI Encuentro Continental de Solidaridad con Cuba:

Nos complace altamente poder llegar a todos ustedes, que entregan lo mejor de sí en la causa de los Cinco, que es la causa de Cuba. Sabemos de sus esfuerzos cotidianos, aun en las adversas condiciones en que viven muchos de nuestros países al sur del Río Bravo, y es para todos de mayor altura el hombre que con problemas propios, es capaz de levantar su mano por el bien y cuidado de otros hombres y otros pueblos. Así son ustedes para nosotros.

Acabamos de cumplir 13 años de cruel e inhumana injusticia y hoy cuando pensábamos que todas las desvergüenzas del Gobierno de EE.UU. ya se habían usado en nuestra contra, resulta que a nuestro hermano René, quien debe salir en libertad este 7 de octubre, se le niega el derecho legítimo de reunirse con su familia en nuestra Patria.

En contra de toda lógica, moral y derecho obligan a René, un ser humano, que si alguna falta cometió fue la de decir que era un luchador contra el terrorismo, que entregaba su vida propia por defender la de su pueblo cubano, la del pueblo de EE.UU. y la de cualquier pueblo del mundo, a permanecer en suelo ajeno, lejos de su Patria y en medio de sus enemigos.

La jueza ha dejado una pequeña puerta abierta en su actuación vengativa, para que en el futuro, cuando esté ya viviendo entre terroristas, en peligro y en riesgo constante para su vida a cada segundo, vuelva a solicitar un cambio en sus condiciones de libertad condicional y pueda regresar a Cuba.

Por eso este es el momento de apoyar más que nunca a nuestro hermano, es el momento de alzar nuestros brazos y voz con más fuerzas para que el Gobierno de EE.UU. envíe a René a Cuba, con sus hijas, esposa y padres y no lo castigue cruelmente al dejarlo en este país arriesgando su vida innecesariamente.

Por otro lado, a Gerardo, con quien el castigo ha sido ya de por sí extremo, se le niega y dificulta todo proceso legal, y ni siquiera quieren escuchar de su boca la verdad que ellos tratan de apagar.

Gerardo ya presentó su último recurso legal apelatorio, con la respuesta negativa de los fiscales a algún remedio a su situación, más cuando se acaba de descubrir que encima de todas las violaciones, incluso la de impedir que sea visitado por su esposa Adriana, se une una más: que el Gobierno de este país pagó a periodistas de Miami para que escribieran artículos negativos y prejuiciados contra los Cinco, contra Cuba y crearan la atmósfera más enrarecida posible en nuestra contra antes, durante y después del juicio.

Nosotros, Fernando, Antonio y yo también hemos presentado habeas corpus, basados en las mismas violaciones, con contundentes evidencias exculpatorias y demostraciones de la pésima fe con que fiscales y Gobierno han actuado.

Si existiese el menor vestigio de justicia, deberíamos ganar estas apelaciones; pero no somos ingenuos, sabemos que este es un caso totalmente político, manipulado y controlado por la rama ejecutiva del poder norteamericano.

Sin embargo, los Cinco nos sentimos fuertes y optimistas. No puede estar más cerca la luz del sol que cuando la noche es más negra y oscura.

Sabemos que serán las manos y mentes de hermanos y hermanas  como todos ustedes aquí reunidos, las que nos traerán a la Patria libre que tanto amamos.

Con esa fuerza más que da el honor y el decoro de hombres de bien, de sentirnos acompañados por pueblos enteros, por líderes, dignatarios, por religiosos, políticos, por familiares y amigos, por los pobres de la tierra, en defensa de la verdad invencible a la cual jamás claudicaremos, continuaremos en esta lucha hasta la victoria final.

¡Gracias hermanas y hermanos por existir!

¡Hasta la victoria siempre!

¡Venceremos!

Antonio.

René.

Fernando.

Gerardo.

Ramón.

FCI, Jesup, Georgia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.