Millones de italianos en paro contra plan de ajuste

«Estamos ante una situación de extrema gravedad en el plano social. Los trabajadores y los jubilados son las categorías que pagarán el precio más alto por esta crisis», explicó Susanna Camusso, secretaria general de la Confederación General Italia del Trabajo

Autor:

Juventud Rebelde

MILÁN, diciembre 12.— Los principales sindicatos de Italia realizaron este lunes una huelga de tres horas contra el plan de ajuste de 31 000 millones de dólares anunciado recientemente por el primer ministro italiano, Mario Monti, porque consideran que no es equitativo para frenar la crisis económica y financiera que afecta al país, reportó Telesur.

La Confederación General Italia del Trabajo (CGIL, por su sigla en inglés), la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (CISL), y la Unión Italiana del Trabajo (UIL), decidieron ir al paro después de no llegar a ningún acuerdo en una reunión con Mario Monti, quien afronta su primera jornada de movilizaciones.

«Estamos ante una situación de extrema gravedad en el plano social. Los trabajadores y los jubilados son las categorías que pagarán el precio más alto por esta crisis», explicó Susanna Camusso, secretaria general de la CGIL, el principal sindicato del país.

En toda Italia se organizaron manifestaciones, en particular frente al Parlamento, en Roma, donde participarían los líderes de las organizaciones sindicales, reportó AFP.

El domingo en la noche, el Gobierno de Monti dijo que «ante la situación de urgencia, el Gobierno no cambiará la cuantía de los planes de reforma y ahorro».

Las uniones sindicales pidieron a los trabajadores que paralizaran sus actividades durante tres horas, pero la metalurgia y el colectivo de tipógrafos llamaron a huelga de ocho horas.

El próximo jueves y el viernes, toca el turno al transporte público, para pedir mejores condiciones laborales.

Los empleados de la banca también están llamados a sumarse a la huelga para este viernes; para el próximo lunes 19 de diciembre los funcionarios públicos paralizarán sus actividades. De modo que se espera que Italia viva una semana de intensas movilizaciones.

Los sindicatos rechazan principalmente la reforma de las pensiones y la reintroducción de un impuesto sobre los bienes inmuebles. Los italianos ya habían mostrado su rechazo al nuevo sistema, que aumenta el tiempo de cotización para jubilarse y obtener las llamadas pensiones de antigüedad.

También se eleva la edad mínima para poder jubilarse: en las mujeres se pasará de los 60 a los 62 años y los hombres de los 65 a los 66. En 2018 se equiparara para todos los 66 años. Asimismo, se congelan las pensiones superiores a 960 euros al mes.

Según el Gobierno de Monti, el plan de ajuste está encaminado a «estimular el crecimiento y contener la enorme deuda pública», representada en  el 120 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), así como incluir reformas estructurales para centrar el equilibrio fiscal para el 2013.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.