Denuncian represalias contra estudiantes chilenos

Han cerrado la matrícula a decenas de estudiantes que deberían retornar este lunes a clases, en una especie de operación castigo por haber participado en las manifestaciones de 2011

Autor:

Juventud Rebelde

SANTIAGO DE CHILE, marzo 5.— Organizaciones sociales chilenas denunciaron el cierre de matrícula a decenas de estudiantes que deberían retornar hoy a clases, en una especie de operación castigo por haber participado en las manifestaciones de 2011, reportó PL.

Este lunes reabrirán sus puertas la mayoría de los colegios de Chile luego de concluir el período vacacional, pero ya desde el pasado viernes agrupaciones de padres y apoderados advirtieron de las primeras expulsiones de alumnos en liceos de la enseñanza media de esta capital.

En el liceo Amuntegui de la comuna de Santiago se les comunicó la expulsión a 30 alumnos; en tanto en el José Victorino Lastarria, de Providencia, se sancionó con igual medida a 15 educandos, cuyos familiares decidieron presentar un recurso jurídico contra las autoridades, reportó el sitio El Ciudadano.

La medida, considerada por el movimiento estudiantil como acto de persecución política, fue justificada por el alcalde de Providencia, Cristián Labbé, exmiembro de la policía secreta de Augusto Pinochet (1973-1990). Lo que ha pasado es que los colegios y los Consejos de Profesores, toda la instancia educativa, les canceló la matrícula a un grupo de alumnos dentro de lo que es el funcionamiento y de convivencia de los colegios y nada más, afirmó a la televisión local.

De igual modo en las municipalidades santiaguinas ocurrieron despidos no solo de alumnos, sino también de maestros que apoyaron a los estudiantes en sus reclamos a favor de un sistema de educación pública y gratuita, denunció el Colegio de Profesores.

Las represalias contra manifestantes en Chile se han extendido a diferentes sectores de la administración pública. En reciente edición, el periódico El Ciudadano reveló el caso de 28 funcionarios del Hospital Clínico de la Universidad de Chile que fueron despedidos por exigir mejoras laborales.

La antigüedad en la institución de gran parte de esos funcionarios rondaba los 11 y 15 años, y todos tenían buenas calificaciones de su labor, señaló la dirigente gremial Verónica Rojas, citada por el rotativo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.