Golpistas malienses apoyan intervención militar

Tuaregs anuncian cese de combates en el norte, aunque no precisaron el alcance temporal de la tregua

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, abril 5.— El jefe de los golpistas malienses, Amadou Haya Sanogo, anunció este jueves en una entrevista al diario francés Libération que sus fuerzas apoyarán una intervención extranjera en el norte del país, ocupado por rebeldes tuareg y grupos islámicos.

Sanogo declaró que esa presencia externa se justifica por las posibles consecuencias para África y el mundo de un control islámico en esa región maliense.

«Si las grandes potencias han sido capaces de atravesar los océanos para luchar contra esas estructuras integristas en Afganistán, ¿qué les impide venir aquí?», dijo el jefe de la Junta Militar, citado por EFE.

El cabecilla aseguró que «si una fuerza (internacional) debe intervenir, que lo haga en el norte», donde opositores tuareg ocuparon sin muchos esfuerzo ciudades claves como Kidal, Gao, y Tombuctú con el apoyo de milicias islámicas.

«El enemigo es conocido y no está en Bamako (capital de Malí)», destacó Sanogo en defensa del actual estatus de la Junta Militar, impuesta desde el golpe de estado del 22 de marzo último, a la cual organismos internacionales (Naciones Unidas, Unión Africana y la Comunidad de Estados de África Occidental) y Gobiernos exigen restaurar la constitucionalidad.

Por su parte, el Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA), que combate desde enero pasado contra el Gobierno en el norte de Malí, anunció en su página web el cese inmediato de los combates a partir de este jueves.

El reporte de los rebeldes tuareg, citado por PL, o si está vinculada a futuras acciones gubernamentales, pero aclara que fue asumida tras la liberación completa del territorio de Azawad».

La decisión de proclamar el fin de las operaciones militares toma también en cuenta el deseo de la comunidad internacional, especialmente del Consejo de Seguridad de la ONU, subraya la comunicación.

Una aparente calma por la falta de resistencia castrense reinaba este jueves en Kidal, Gao y Tombuctú, aunque también se apreciaba caos administrativo.

Por su parte, Estados Unidos suspenderá 12,5 millones de dólares de ayuda económica a Malí debido a la crisis política provocada por el golpe de Estado, que sacó del poder al presidente Amadou Toumani Touré.

Ese monto iba destinado a un total de 13 programas, que incluían «la capacitación del Ministerio de Sanidad para implementar programas de salud, incluidas actividades de salud materna e infantil, sida y malaria», explicó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, según EFE.

Además, financiaban «la construcción de escuelas públicas, el aumento de producción agrícola y la mejora de la capacidad gubernamental para incentivar la inversión comercial», añadió el vocero.

Todos ellos serán suspendidos «porque la ayuda va directamente al Gobierno de Mali», que se encuentra ahora bajo control de la junta militar que dio el golpe de Estado y a la que Estados Unidos no reconoce.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.