FARC-EP y Gobierno colombiano inician conversaciones para la paz

Los representantes de la guerrilla y el Gobierno formalizaron el acuerdo de las conversaciones, cuyo peso principal transcurrirá desde el venidero 15 de noviembre en La Habana

Autor:

Juventud Rebelde

OSLO, octubre 18.— Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno colombiano iniciaron este jueves un nuevo camino hacia la paz con la instalación en Noruega de una mesa de diálogo que busca poner fin a casi 50 años de un conflicto que desangra a ese país.

Reunidos en un hotel de Hurdal, a 80 kilómetros al norte de Oslo, adonde llegaron por separado el miércoles, los representantes de la guerrilla y el Gobierno formalizaron el acuerdo de las conversaciones, cuyo peso principal transcurrirá desde el venidero 15 de noviembre en La Habana, reportó PL.

Noruega y Cuba, como garantes; y Venezuela y Chile, como acompañantes, colaboran en este proceso que se centrará en cinco puntos, el primero acerca del desarrollo rural de Colombia. Otros tópicos versarán en torno a la participación política, el fin del conflicto, el narcotráfico y la situación de las víctimas.

Ambas delegaciones, encabezadas por el ex vicepresidente Humberto de la Calle, como representante del Gobierno; e Iván Márquez, por las FARC-EP, dieron luz verde a los diálogos con una declaración conjunta en la que ratificaron su propósito de cumplir los términos del Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

En una conferencia repleta de periodistas y con los ojos del mundo puestos en ellos, agradecieron a Cuba y Noruega por su apoyo y hospitalidad, así como el sostén de Venezuela y Chile, y antes de ofrecer por separado una rueda de prensa, las dos partes mostraron su satisfacción por llegar de manera respetuosa y cordial a la Mesa.

Acudimos con un sueño colectivo de paz y con un ramo de olivo en nuestras manos, expresó el jefe del equipo negociador de las FARC-EP, mientras que el Gobierno subrayó la necesidad de alcanzar acuerdos eficaces y llamó al respeto y la discreción.

A nombre de las FARC-EP, Iván Márquez expresó el deseo de avanzar en el logro de construir la paz en un proceso que consideraron un asunto de humanidad.

«De alguna manera tenemos que salir de la oscura noche de la confrontación y anhelamos de todo corazón que este momento esté llegando, pero tenemos que escucharnos», dijo por su parte Jesús Santrich, otro representante de la guerrila.

Márquez ratificó el deseo de ver junto a ellos en la Mesa al comandante Simón Trinidad, «condenado a 60 años de cárcel en Estados Unidos por alzarse en armas contra el régimen» y mostró su confianza en que los gobiernos colombiano y norteamericano contribuyan para que él pueda estar presente.

También revalidaron el deseo de que el movimiento social colombiano busque formas de expresar y transmitir el sentimiento de las grandes masas del pueblo. «No puede haber un acuerdo de paz sin que en los debates estén representada la sociedad colombiana, los sectores desfavorecidos, los pudientes, los gremios y representantes de los distintos intereses económicos».

A nombre del Gobierno, De la Calle reiteró que el proceso se desarrollará en un contexto distinto al pasado, cuando se dieron otras iniciativas sin éxitos. Colombia, dijo, no es la misma y el Estado trabaja para que siga cambiando, y destacó que el liderazgo presidencial de Juan Manuel Santos ha impulsado este proceso.

El diálogo, apuntó, se basará estrictamente en la agenda pactada por ambas partes, y recalcó que la propiedad privada, el modelo económico, y las inversiones no estarán entre los puntos de las negociaciones.

Al margen, volvió a ratificar que no habrá cese al fuego ni zonas desmilitarizadas hasta no ver el final del diálogo, y mostró su deseo de que la guerrilla pueda exponer sus ideas sin armas, citando de ejemplo otros movimientos de izquierda en América Latina que han logrado el poder en las urnas.

Uno de los puntos de la agenda es la reparación de daños a las víctimas por lo que tanto el Gobierno como las FARC-EP tendrán que asumirlo, enfatizó De la Calle. «Tenemos confianza en el proceso, en la medida en que continúe según la agenda pactada».

Señaló que el logro de la paz pasa por el cumplimiento simultáneo de las obligaciones acordadas para llegar a la mesa de negociaciones.

El mundo vislumbra con optimismo y celebra el desarrollo de este proceso. Ecuador se congratuló del inicio en Oslo de las conversaciones para alcanzar la paz en Colombia y poner fin al añejo conflicto armado en ese país sudamericano.

De igual manera se pronunciaron representantes de partidos progresistas de oposición de Alemania, quienes celebraron el inicio del diálogo y exigieron al Gobierno alemán su apoyo, según reportó PL.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.