Difícil de concretar tregua en Siria

Denuncia Rusia la actuación de algunos países contra la paz en la nación árabe. Choques armados y violencia sectaria en Líbano

Autor:

Juventud Rebelde

DAMASCO, octubre 22.— La Liga Árabe advirtió este lunes que son «frágiles» las esperanzas de lograr el cese al fuego en Siria, reclamado para la festividad musulmana del Sacrificio por el enviado especial Lakhdar Brahimi, mientras persistieron los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las bandas paramilitares.

Brahimi planteó la idea de un cese de las hostilidades de forma unilateral por las autoridades, lo que, según PL, fue respondido por las bandas armadas con atentados terroristas en la capital.

Este lunes el emisario internacional recibió un espaldarazo de Rusia, que a través de su canciller Serguei Lavrov, expresó en un comunicado su apoyo a la tregua, la que consideró importante y oportuna, además de posibilitar una salida negociada de la crisis siria.

Desde Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el subsecretario general de la Liga Árabe, Ahmed Ben Helli, admitió que la esperanza para la aplicación de una tregua es mínima, pero solo responsabilizó al Gobierno de Bashar al-Assad de no tener voluntad para poner en práctica la medida, a pesar de que días antes las autoridades manifestaron su rechazo a la misma si se planteaba de forma unilateral para el Ejército Árabe Sirio.

Por su parte, el presidente del Consejo Nacional Sirio en la oposición, Abdelbaset Sieda, quien no controla las bandas armadas en el interior del país, dijo que hasta ahora no hay nada que apunte a una evolución positiva.

Durante su gira por varios países de la región, que incluyó Arabia Saudita, Irán, Turquía, Egipto, Jordania, Líbano y Siria, Brahimi propuso un cese al fuego durante la festividad musulmana, del 26 al 29 de octubre próximo.

El domingo, el mandatario sirio le dijo que Siria estaba abierta a cualquier esfuerzo sincero para encontrar una solución política a la crisis, sobre la base del respeto a la soberanía y el rechazo a la injerencia extranjera.

En tanto, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, afirmó este lunes que las acusaciones tajantes, que responsabilizan de todo a Al-Assad, sirven para encubrir un gran juego geopolítico, que apunta a Irán.

Lavrov señaló que en contraste con los empeños de paz, ciertos países parecen estar decididos a impedir que la situación retorne a la normalidad, pues los grupos opositores violentos siguen recibiendo armas y financiación.

Explicó que cuando Moscú dialoga con opositores sirios, les sugiere que la violencia debe cesar, y algunos responden que los socios occidentales les indican todo lo contrario, los convocan a continuar disparando para conseguir el fin del Gobierno de Al-Assad.

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lakhdar Brahimi, llegará a Moscú la próxima semana para celebrar consultas sobre Siria.

Mientras, en Líbano, país vecino, continuaron los choques armados y la violencia sectaria, y el Ejército advirtió que la nación está en crisis. Este lunes en Trípoli, su segunda ciudad (norte), se reportaron seis muertos por combates entre partidarios y opositores del Gobierno sirio, reedición de los de agosto pasado en los que perdieron la vida decenas de personas y más de un centenar resultaron heridas.

En Beirut, la capital, milicianos armados de las comunidades islámicas sunita y chiíta combatieron en el suburbio sur, territorio controlado por el Hizbola (Partido de Dios, árabe) cuando los primeros intentaron bloquear con neumáticos en llamas la carretera conducente al aeropuerto internacional.

El mando del Ejército emitió un comunicado en el cual aclaró que los ataques a propiedades oficiales y privadas son una línea roja que nadie debe traspasar, pues serán enfrentados por los militares, los cuales desplegaron patrullas en diversos puntos de Beirut y Trípoli.

En el este capitalino, las tensiones son avivadas por miembros de la milicia Fuerzas Libanesas (FL, cristianos maronitas) que recorren las calles en vehículos todoterreno portando fusiles y lanzagranadas en actitud desafiante.

Ellos demandan la formación de un Gobierno de unidad nacional, propuesto por el ex primer ministro Saad Hariri, jefe de la Alianza 14 de Marzo, a través de una alocución grabada en Europa difundida el sábado pasado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.