Fea y divorciada

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

En lo que podría ser el juicio de divorcio más extraño de los últimos años, un hombre en China demandó a su esposa por ser fea y ganó el derecho a divorciarse de ella y, para colmo, un arreglo monetario de 120 000 dólares por concepto de «daño emocional». Jian Feng llevó a su esposa a la corte porque la consideraba muy poco agraciada. Para hacer las cosas lo suficientemente raras, el juez no solo llevó a cabo una investigación, sino que falló a favor del demandante, justificando que este no había notado el «problemita» de su esposa porque esta se había sometido a cirugías estéticas antes del casamiento. Feng tiene miedo de que sus hijos hereden la poca belleza de su mamá. ¿Será posible?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.