Nuevamente los drones enlutan a paquistaníes

Cuenta ex militar de EE.UU. sobre «los horrores de la guerra virtual, impersonal y aséptica»

Autor:

Juventud Rebelde

ISLAMABAD, enero 8.— Aviones teledirigidos norteamericanos volvieron a atacar la región tribal paquistaní de Babargareh, en el Waziristán del Sur, dejando al menos ocho personas muertas y otras cuatro heridas.

En dos ataques separados en las primeras horas de este lunes, los drones lanzaron, en una primera embestida, ocho misiles contra una vivienda que presuntamente ocultaba a un militante talibán asesinando a cinco habitantes del inmueble e hiriendo a otras cuatro, indicó Xinhua.

Según la fuente, la casa fue completamente destruida y se incendió después del ataque. El número de fallecidos podría aumentar porque se teme que algunas personas hayan quedado sepultadas bajo los escombros.

Poco después, los aviones teledirigidos lanzaron un nuevo ataque contra otra vivienda, que provocó la muerte a otras tres personas.

Estas incursiones de drones constituyen el quinto ataque lanzado sobre Paquistán en lo que va de 2013 y que ya han dejado un lamentable saldo de 38 personas muertas.

Por su parte, la revista alemana Der Spiegel publicó una entrevista realizada al ex soldado de la Fuerza Aérea estadounidense Brandon Bryant, de 27 años, donde confesó que comandando aviones no tripulados (drones) vía control remoto, mató y vio morir durante cinco años a «hombres, mujeres y también niños» en misiones oficiales en Afganistán.

Encerrado en un contenedor de forma oblonga sin ventanas, en el estado norteamericano de Nuevo México, con aire acondicionado y frente a una computadora, durante años piloteó y maniobró con un teclado naves que atacaban a supuestos terroristas al otro lado del mundo, y en su pantalla veía a las víctimas de sus operaciones, dijo ANSA.

Bryant habló de lo que llamó «los horrores de la guerra virtual, impersonal y aséptica impulsada por el presidente estadounidense, Barak Obama.

«Cuando Brandon apretaba un botón en Nuevo México, alguien moría en otra parte del planeta», dijo la revista alemana.

En una ocasión, contó Bryant, en el breve intervalo de tiempo entre el lanzamiento del proyectil del drone, que comandaba con un click, y el impacto en el objetivo, un niño apareció en la pantalla de control durante solo un momento, antes de desaparecer en la explosión.

El ex soldado comenzó a padecer a repetición problemas de sueño, depresión, y trastornos digestivos, por lo que tuvo que alejarse de su tarea.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.