Con tensiones se reinicia diálogo entre FARC-EP y Gobierno de Colombia

Reafirma la guerrilla que no han venido a La Habana a perder el tiempo, sino a buscar la paz

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Las FARC-EP reafirmaron al Gobierno colombiano la necesidad de buscar un cese bilateral del fuego y reiteraron que no discutirán en la mesa de diálogo con el ejecutivo asuntos de la confrontación, tal como fue convenido previamente.

El inicio este jueves en La Habana del cuarto ciclo de las conversaciones entre las delegaciones del Gobierno de Juan Manuel Santos y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), estuvo marcado por una nueva tensión entre las partes, luego de declaraciones realizadas el miércoles por el jefe de la representación, Humberto de la Calle, quien consideró que regresaban al diálogo, pero sin aceptar las que él llamó «presiones de la guerrilla para la regularización del conflicto», tema en el que, consideró, las FARC-EP insisten por «su vieja pretensión» de institucionalizar las confrontaciones y prolongarlas indefinidamente.

Al respecto, Iván Márquez, delegado de la insurgencia en los diálogos, ratificó que atendiendo a lo convenido de no discutir asuntos de la confrontación en la mesa, las FARC-EP guardaron silencio sobre los bombardeos contra sus campamentos, durante los 60 días de alto al fuego unilateral adoptado por la guerrilla entre el 20 de noviembre de  2012 y el 20 enero de 2013.

«Las FARC-EP no han venido a La Habana a perder el tiempo ni a hacérselo perder a nadie, sino a buscar la paz con justicia social para Colombia», remarcó, en respuesta a las declaraciones de De la Calle.

La representación de las FARC-EP también insistió, una vez más, en la necesidad de  buscar un cese bilateral del fuego y hostilidades o, en su defecto, convenir un tratado de regularización de la guerra. Según han señalado, ambas propuestas generarían un ambiente propicio y de sosiego para analizar los problemas que se debaten en La Habana, y han sido descartadas por el Gobierno en más de una ocasión.

Las tensiones entre las partes tienen origen en la acusación del Gobierno acerca del alegado secuestro de dos policías que el ejecutivo atribuye a la guerrilla. Sobre ese tema, Márquez explicó que en la confrontación entre dos fuerzas beligerantes, a los capturados por una de las partes no se les «puede llamar secuestrados, sino prisioneros de guerra».

No obstante, dejó claro que el grupo «no tiene reportes al respecto del bloque guerrillero que ejecutó tal acción».

No conviene al país, afirmó, la búsqueda de pretextos para «romper la mesa cuando lo que se requiere es inventiva, pasión y que con hechos concretos, sin demagogias, el Gobierno dé pasos definitivos, sacando a la gente de la miseria, para acabar la guerra que desangra la patria».

Interrogado por la prensa sobre si proseguirán o no las pláticas, Márquez recalcó su continuación.

Aunque tampoco este jueves De la Calle ofreció declaraciones a los medios, su oficina de prensa instalada en esta capital distribuyó una declaración donde se subraya, en referencia a la supuesta aprehensión de los policías, que «estas acciones de las FARC-EP no las podemos aceptar» porque —dijo— «el propósito es obligar al Gobierno a un cese bilateral de fuego, y eso solo ocurrirá el día que firmemos un acuerdo».

Mientras tanto, la orden del presidente Juan Manuel Santos es que la fuerza pública continuará persiguiendo a las FARC en todo el territorio nacional, subrayó el representante gubernamental.

Ante tales declaraciones, recalcó Iván Márquez, resulta insensato que «se eleven quejas por las consecuencias que esta (la guerra) desata».

Las conversaciones continúan, centradas en el tema agrario, el primero de una agenda de seis puntos pactada y posteriormente firmada en agosto de 2012 por las partes.

El resto de los tópicos a abordar se refieren a la participación política, el fin del conflicto armado, la solución al problema de las drogas ilícitas, los derechos de las víctimas y los mecanismos de verificación y refrendación de lo acordado en la mesa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.