Derecha amenaza con desconocer resultado electoral

Candidato opositor rechaza acuerdo remitido por el CNE. Autoridades presentan pruebas sobre entrada al país de grupos mercenarios al servicio de la oposición

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— El candidato de la derechista Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles Radonski, se negó a firmar un acuerdo de compromiso emitido por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, a través del cual las siete personas que aspiran a la Presidencia de la República se comprometerían a respetar el anuncio del vencedor en las elecciones de este domingo, independiente de quién sea.

El documento del CNE fue firmado íntegramente, en la mañana de ayer, por el mandatario encargado, Nicolás Maduro, candidato socialista para los comicios presidenciales sobrevenidos.

Maduro exhortó al resto de los contendientes a rubricar el pacto de honor. Durante una concentración de trabajadores en las adyacencias del Palacio de Miraflores, señaló que él reconocería a quien ganara las elecciones.

Minutos después, durante una actividad proselitista en Cumaná, capital del estado de Sucre, Capriles Radonski hizo «mutis por el foro» e hizo público y firmó un documento propio.

Ajeno al acuerdo del CNE, la redacción del texto incluye un grupo de demandas sin lugar e imprecaciones tanto al Gobierno de la República como al propio Consejo Nacional Electoral, a sus cinco rectores principales, y a su presidenta, Tibisay Lucena.

«Ante la negligencia del CNE, le reitero a sus rectores que están obligados a cumplir con el mandato de la Constitución y leyes que regulan el ámbito electoral», consigna uno de los puntos del documento de la derechista MUD.

Agrega también: «Si desean respeto como árbitro, deben actuar con el equilibrio y ponderación que les impone su investidura y no como brazo ejecutor del Gobierno».

En una abierta amenaza a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y al Plan República —despliegue de resguardo a que la institución está obligada por la Constitución durante comicios—, el candidato ultraconservador expuso que no toleraría a la FANB «ni ventajismos ni actuaciones impropias de sus facultades legales, que no son otras que velar por la seguridad de los centros de votación».

Durante la entrega en la sede del CNE del Acuerdo de compromiso firmado por el Presidente Encargado, el jefe del equipo de campaña del candidato socialista, el alcalde caraqueño Jorge Rodríguez, denunció que ante la negativa de rubricarlo, la oposición había activado su estrategia de no reconocer los resultados electorales del 14 de abril.

Al abordarlo la prensa a la salida del CNE, Rodríguez responsabilizó al equipo de campaña de la derecha y a su candidato «de cualquier atentado contra la democracia venezolana y sus instituciones».

Refirió que Capriles Radonski está actuando de la misma manera que el 11 de abril de 2002, durante el golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez, cuando se comportó como un soldado pretoriano de los golpistas, incluido el intento de violar la inmunidad diplomática de la Embajada de Cuba aquí.

Grupos mercenarios actúan

Dos grupos de mercenarios salvadoreños vinculados a la ultraderecha internacional y financiados por el narcotráfico penetraron a territorio venezolano para crear un ambiente de inseguridad y zozobra frente a las elecciones presidenciales.

La denuncia la hizo el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, quien presentó dos grabaciones donde se evidencia la complicidad de la derecha venezolana y ex militares y políticos salvadoreños en el plan desestabilizador, incluidas referencias que denotan un presunto conocimiento del plan por el candidato opositor Henrique Capriles Radonski.

Al abundar en detalles, Reverol informó que uno de los grupos estaría liderado por el ex coronel salvadoreño David Koch Arana, quien estaría subordinado al político Roberto D’Aubuison, diputado al Parlamento de El Salvador por el derechista partido Arena. Koch se desempeñaría, además, como jefe operativo de las bandas.

Al mando del segundo equipo terrorista estaría Guillermo Kader Acuña, quien estaría relacionado con el ex contraalmirante salvadoreño Marco Antonio Palacios Luna y el terrorista Francisco Chávez Abarca, detenido en 2010 en el aeropuerto de Maiquetía, por donde intentaba ingresar clandestinamente a Venezuela para cometer acciones subversivas.

Abarca está relacionado directamente, además, con el terrorista Luis Posada Carriles. Al respecto, Reverol expuso que los mercenarios «guardan estrecha relación con los que planearon los atentados terroristas en Cuba en 1997».

Entre los planes de los grupos criminales se incluían, agregó el Ministro de Interior y Justicia, homicidios en serie y atentados. Sería un trabajo, añadió, coordinado «con la oposición venezolana y con la ultraderecha salvadoreña».

En los audios presentados como pruebas, y que fueron hechos llegar a las autoridades por fuentes confiables —explicó Reverol—, se habla, en uno, de unos informes de «C» (¿Capriles?), y en otro se refiere claramente el nombre del candidato opositor, quien les habría conseguido «lugares seguros».

Clase obrera apoya a Maduro

Este martes, el presidente encargado de la República, Nicolás Maduro, encabezó varios actos de campaña en Caracas y los vecinos estados de Vargas y Miranda, en los que participaron, sumados entre sí, varios cientos de miles de personas.

La jornada comenzó en Caracas, con una concentración de casi dos kilómetros en la avenida Urdaneta, donde miembros de la clase obrera se manifestaron en apoyo a su candidatura.

El mitin en la amplia vialidad, en uno de cuyos extremos está el Palacio de Miraflores (sede del Gobierno), fue convocado por la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores.

Su presidente, Will Rangel, expresó horas antes a la prensa: «Nosotros, los trabajadores venezolanos, nos sentimos orgullosos y motivados por tener a Nicolás Maduro como candidato, porque es un hombre del sector de los trabajadores y con profunda sensibilidad social».

Rangel anunció una movilización de 46 000 trabajadores y trabajadoras. La cifra fue superada por miles, al agregársele habitantes de los barrios populares de la capital.

Marisabel Torrealba, residente de Antímano, señaló a JR que «no podía ser de otra manera, porque Maduro, además de haber sido trabajador del Metro, es una persona que creció como hombre y luchador social en las calles de Caracas; conoce cada una de sus esquinas y compartió tristezas y alegrías con los más humildes de esta ciudad».

Durante el acto, que fue amenizado por el legendario grupo musical Madera, el Presidente Encargado ratificó su compromiso con el pueblo y el legado del Comandante Hugo Chávez.

Como es tradicional en fechas cercanas al 1ro. de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, el Gobierno Bolivariano anunció un aumento del salario mínimo de alrededor del 40 por ciento para este año.

Es una política que mantuvo anualmente el presidente Hugo Chávez para incrementar el poder adquisitivo de la familia venezolana y amortiguar la inflación endémica en el país.

Maduro también anunció acciones de beneficio laboral y familiar dentro del concepto de «salario social», como son programas de viviendas, alimentación, educación y salud.

Durante el diálogo con los trabajadores, y a solicitud de estos, orientó al Gobierno elaborar un plan para las esferas de cultura, deporte y turismo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.