Venezuela, la lucha sigue

La continuidad de la Revolución Bolivariana o el regreso a la oscura noche neoliberal: las dos únicas opciones que se medirán en los comicios presidenciales de este domingo

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— En 14 años y medio, Venezuela lleva casi una veintena de elecciones. Han seguido el patrón de la democracia burguesa. Mas, si se revisan a fondo los comicios para cargos públicos realizados y los referendos convocados, veremos con nitidez el desarrollo de un camino único y sui géneris donde el acceso al poder, más allá de convertirse en un objetivo en sí, ha sido un continuo proceso de transformación social y crecimiento político, ideológico y cultural del proyecto revolucionario, las masas populares y sus líderes y dirigentes.

La Revolución Bolivariana ha trascendido el fetiche y la hipocresía de las tradicionales elecciones occidentales para trazar sobre ese mismo esquema un nuevo destino. El modelo democrático burgués ha sido solo el continente de un contenido profundamente rebelde y liberador.

Cada proceso electoral en Venezuela ha constituido un enorme salto hacia adelante; nunca hacia atrás, incluso el único que se perdió, el referendo de 2007, una iniciativa de Chávez para darle carácter constitucional al socialismo, fue un paso más al empezar a sembrar en el ideario y el simbolismo de la Revolución un término del que no se tenía claridad.

El primer combate

La elección, por primera vez, del Comandante Hugo Chávez Frías como presidente, el 6 de diciembre de 1998, fue el resultado de un largo proceso de frustración popular y toma de conciencia, pero no solo era el hombre que podía poner orden con mano dura, el militar nacionalista, también se le vio como el adalid de las mejores raíces nacionales: el bolivarianismo.

La campaña electoral de Chávez en los 90 fue abierta y rotunda. Habló sin medias tintas de refundar el país, y luego juró su cargo, con todo el coraje que siempre tuvo, sobre una constitución a la que calificó de moribunda, y que en menos de un año iba a ser destronada con la nueva, la Bolivariana, aprobada por referendo popular el 15 de diciembre de 1999.

Así fueron los inicios de la nueva democracia, que, a pesar de estar encorsetada en el anquilosado esquema burgués, ahora se proclamaba participativa y protagónica. Hoy estamos viviendo no solo su plenitud, sino también un irrevocable cambio en la cultura política venezolana.

El último round

Mucho se habla del carácter emotivo, los lazos filiales, casi religiosos, entre Chávez y el pueblo. Bastante de eso hay. Sin embargo, creo que ya no se trata solo de sentimientos.

Las elecciones del 7 de octubre, cuando Chávez obtuvo el triunfo con el mayor número de votantes en toda la historia de este país    —más de ocho millones—, y las regionales del 16 de diciembre —un verdadero desastre para la oposición— muestran que más allá del liderazgo, del papel de la personalidad en la historia, las masas populares son ya conscientes de que el rumbo futuro de la nación depende de ellas, de nadie más.

Hoy, la oposición venezolana se enfrenta al último round para intentar revertir la revolución. La oportunidad final. Saldrá con toda su fuerza. El pueblo, empero, también.

El bolivarianismo tiene todas las de ganar. No deben ocurrir sorpresas. Sin embargo, aquí algo está claro: la lucha sigue.

Principales sufragios (1998-2013)

—6 de diciembre, 1998: Tras una campaña cuyo eje fue la refundación del país con un llamado a Asamblea Constituyente, para elaborar una nueva Carta Magna, el comandante Hugo Chávez vence en las elecciones presidenciales con 56 por ciento de los votos. Asume como Jefe de Estado el 2 de febrero de 1999. Comienza la Revolución Bolivariana.

—25 de abril, 1999: Referendo para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. La iniciativa de campaña del presidente Chávez triunfa en las dos preguntas sometidas a escrutinio con más de 80 por ciento. Los constituyentes serían elegidos por voto directo, universal y secreto, tras lo cual quedaría establecida la Asamblea por seis meses a fin de redactar la nueva Ley de leyes.

—25 de julio, 1999: Elecciones para elegir a los 131 miembros de la Constituyente. El chavismo gana 125 escaños, 95 por ciento de la Asamblea.

—15 de diciembre, 1999: Se realiza referendo constituyente. La iniciativa chavista de nueva Carta Magna gana con 72 por ciento de los votos.

—30 de julio, 2000: Ocurre la llamada mega elección del 2000. Al amparo de la nueva Constitución Bolivariana, se realizaron comicios presidenciales, parlamentarios, regionales y municipales; o sea, cuatro en uno. Chávez revalida en el cargo con 60 por ciento del sufragio. El chavismo y gana en la mayoría del resto de las jurisdicciones.

—15 de agosto, 2004: Referendo sobre permanencia en el poder  del presidente Hugo Chávez, a iniciativa de la oposición. El líder bolivariano fue ratificado en el cargo por el 59 por ciento del electorado.

—31 de octubre, 2004: Elecciones de gobernadores y alcaldes. El chavismo ganó 22 de los 23 estados, el Distrito Capital, y el 80 por ciento de las alcaldías. La oposición perdió seis de los ocho estados que se agenció en el 2000.

—4 de diciembre, 2005: Elecciones legislativas. La oposición decidió abandonar los comicios. El chavismo se adjudicó los 165 escaños del parlamento unicameral.

—3 de diciembre, 2006: Comicios presidenciales. Chávez gana con 62 por ciento. Declara socialista a la Revolución Bolivariana, un rumbo que ya había trazado anteriormente. Propone convocar a referendo para cambios constitucionales que reconozcan por ley el camino socialista de la Revolución.

—2 de diciembre, 2007: Referendo para reforma constitucional. La iniciativa chavista contemplaba la modificación de unos 70 artículos de la Constitución Bolivariana de 1999 y la declaración de Venezuela como Estado socialista. Es rechazada por una diferencia de menos de dos puntos. Fue la única derrota electoral del mandatario Hugo Chávez.

—23 de noviembre, 2008: Elecciones regionales y municipales, excepto en Amazonas y varias alcaldías. El chavismo gana 18 gobernaciones y la mayoría de los municipios, ratifica su hegemonía política.

—15 de febrero, 2009. Referendo para enmienda constitucional a fin de permitir la postulación continua para todos los cargos públicos elegidos por voto popular. Chávez gana con 54,86 por ciento del sufragio.

—26 de septiembre, 2010. Comicios para la Asamblea Nacional. Luego de retirarse de este tipo de elecciones en 2004, la oposición regresa. El chavismo obtiene la mayoría parlamentaria, aunque no logra las dos terceras partes de los escaños para mantenerse con la mayoría absoluta.

—7 de octubre, 2012. Elecciones presidenciales. Chávez es reelecto para un cuarto mandato. Logra 55,07 por ciento del sufragio. Es, a la vez, el más alto número de electores que logra en la historia, con casi 8 200 000 votos. La oposición, con el 44,31 por ciento, obtiene también un récord de votos en los 14 años de chavismo, con 6 591 304 boletas.

—16 de diciembre, 2012: Comicios regionales. El chavismo gana en 20 de las 23 gobernaciones.

—14 de abril, 2013 (hoy): Elecciones sobrevenidas tras el fallecimiento, el pasado 5 de marzo, del Comandante Presidente Hugo Chávez. Según todas las casas encuestadoras más serias que realizaron estudios de opinión, y el criterio de la mayoría de los analistas, incluido el servicio de inteligencia de EE.UU., el presidente (e) Nicolás Maduro debe ganar. Quizá sea una elección muy cerrada.

Boleta digital, el corazón del voto

Con una población cercana a los 29 millones de habitantes, este domingo tienen derecho a ejercer sufragio 18 903 143 venezolanos. El padrón electoral es el mismo que se empleó el 7 de octubre, por cuestiones de tiempo y logística en la organización de los comicios sobrevenidos de hoy, no pudo actualizarse con los nuevos arribantes a los 18 años de edad, explicó en su momento el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El sistema electoral venezolano es técnicamente complejo por su total automatización; sin embargo, muy sencillo al ejercer el voto. Incluye una serie de pasos cuyo corazón es la boleta electoral, un panel digital de mando donde solo hace falta apretar el botón donde está la imagen del candidato de la preferencia de la persona, y luego un grupo de comprobaciones.

Hoy se medirán siete candidatos, más solo dos, el presidente encargado Nicolás Maduro, y el postulado por la coalición de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Enrique Capriles Radonski, competirán con fuerza.

Maduro aparece en 14 cuadros por ser candidato de las diferentes organizaciones políticas agrupadas en el Gran Polo Patriótico (GPP). Carriles Radonski competirá esta vez bajo la tarjeta única de la MUD.

El 7 de octubre, cuando perdió frente al Comandante Hugo Chávez, muchos de los partidos derechistas fueron con su bandera a los comicios, lo cual creó fricciones entre varias organizaciones y duras críticas a Primero Justicia —donde milita Capriles—, al que se le acusó, junto a Voluntad Popular, otra agrupación reaccionaria, de intentar copar el voto para levantarse con el liderazgo de la oposición.

Además de Maduro y Capriles, están los independientes Reina Sequera, María Bolívar, Fredy Tabarquino, Eusebio Méndez y Julio Mora. Sequera y Bolívar también presentaron en octubre.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.