Anuncian las FARC-EP pausa en diálogos de paz

La guerrilla analizará la propuesta de referendo sobre un eventual acuerdo de paz hecha por el presidente Santos y volverá a la mesa el próximo lunes

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

La delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) anunció este viernes su decisión de hacer una pausa de dos días en la discusión de la mesa, para centrarse exclusivamente en el análisis de los alcances de un proyecto de ley presentado por el Gobierno de Juan Manuel Santos al Senado de la nación y que, de aprobarse, permitiría refrendrar los futuros acuerdos que salgan de las conversaciones, el mismo día en que se celebren los comicios generales en el país, en marzo de 2014.

Al exponer la declaración guerrillera a la prensa, el jefe insurgente Pablo Catatumbo cuestionó que la decisión gubernamental no menciona los procedimientos de construcción democrática que serían refrendados.

El jueves último, Santos envió al Congreso un proyecto de ley para que un futuro acuerdo de paz con las FARC-EP sea refrendado en marzo de 2014, decisión que de hecho le pone fecha límite a la mesa de diálogo que desde hace nueve meses siguen en La Habana el Gobierno y guerrilla.

En varias ocasiones el grupo insurgente ha defendido una Asamblea Constituyente como el único camino para alcanzar un verdadero tratado de paz —petición reiteradamente negada por el ejecutivo—, y también ha insistido en que no se pueden condicionar los diálogos a otros acontecimientos políticos en el país.

Según dijo Santos al anunciar la ley, dado que «el proceso de paz avanza, las conversaciones en La Habana avanzan, tenemos la responsabilidad, la obligación, de prever cualquier instancia que sea necesaria si los acuerdos se formalizan, para que el pueblo colombiano sea quien tome la última palabra».

El mandatario colombiano, que gobierna con una coalición de partidos de centro-derecha que controlan el Parlamento, busca cambiar una legislación colombiana que prohíbe realizar consultas paralelas a las elecciones.

Al conocer la decisión de las FARC-EP, el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, enfatizó en que el proyecto de ley no convoca a un referendo, ni tampoco determina su contenido.

En declaraciones a la prensa desde Colombia, De la Calle argumentó que la concreción de este proyecto de ley depende de lo que se acuerde entre las partes en La Habana.

La discusión de las partes en el Palacio de Convenciones de La Habana aún no ha llegado al punto Seis, sobre los mecanismos de refrendación, por lo que, aseguró, esta iniciativa lo que busca es allanar el camino para un posible referendo sobre lo que pacten el Gobierno y la guerrilla.

Desmintiendo rumores que apuntaban hacia una ruptura del diálogo, dijo que el Gobierno continúa en la mesa.

En igual sentido se pronunció el guerrillero Jesús Santrich en declaraciones al diario colombiano El Espectador, cuando aseguró que, tal como lo plantearon en Oslo, Noruega, al instalar las pláticas, las FARC-EP no se levantarán de la mesa de diálogo. «Hay una pausa porque es necesario reflexionar para saber cuáles son los alcances del anuncio del Gobierno», aseguró.

Luego de decretar la pausa en la mesa de negociaciones, Catatumbo recordó que desde el inicio del proceso la preocupación fundamental de las FARC-EP ha sido la participación del pueblo en la construcción de una paz democrática en Colombia.

Explicó que además de analizar la propuesta gubernamental, se aprovechará este tiempo también «para escuchar las opiniones que seguramente han de surgir desde el pueblo en medio del fervor de la lucha político-social que hoy estremece a Colombia».

El receso en los diálogos se produce cuando la nación sudamericana vive jornadas de paro nacional indefinido, que comenzó con el sector agrario y al que, luego de cinco días de protestas, se han sumado a miles de colombianos convencidos de que los problemas del país no son sectoriales, sino comunes, y rechazan las políticas neoliberales impulsadas por el Gobierno.

Los manifestantes de los sectores agrario, estudiantil, de trabajadores de la salud y el transporte, entre otros, han reiterado que no volverán a sus puestos hasta que no haya un acercamiento con el ejecutivo que permita solucionar los problemas que le generan al país los Tratados de Libre Comercio (TLC) que, dicen, están hundiendo la nación.

La guerrilla, que apoya las protestas, condenó el «tratamiento militarista» que el Gobierno viene dando al paro nacional. En ese sentido, recordaron, se ha reiterado la propuesta a la mesa de establecer garantías concretas para la oposición política.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.