Juan Carlos Varela, presidente: Panamá rompe vaticinios

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Solo tres horas después de que cerraran los colegios electorales en Panamá el domingo 4 de mayo, los números no coincidían con los que marcaron las encuestas días antes de las elecciones presidenciales. En ese momento el tribunal Electoral declaraba una tendencia irreversible a favor del candidato Juan Carlos Varela, un ingeniero industrial de 50 años que llegó a ser vicepresidente del actual mandatario Ricardo Martinelli y su ministro de Relaciones Exteriores, pero que se apartó de su administración cuando empezó a maniobrar para lograr un cambio en la Ley Magna, a fin de intentar reelegirse.

Al frente del Partido Panameñista, Varela, que según los vaticinios previos debía quedar tercero, obtuvo el 39,14 por ciento, seguido por el oficialista José Domingo Arias y el ex alcalde de Ciudad de Panamá, Juan Carlos Navarro, del Partido Revolucionario del general Torrijos.

En marzo último ganó las primarias de su partido, con el 99 por ciento de los votos, y enrumbó hacia estas presidenciales; sin embargo, no contará con la mayoría del Congreso que también fue renovado.

Con relación a su triunfo, reconocido ya por el resto de los candidatos, aseguró que su Gobierno será de unidad, humano, con visión social y vocación de servicio público. «Quien quiera hacer negocios que se vaya al sector privado», dijo ante cientos de sus seguidores que gritaban de júbilo y ondeaban banderas moradas, incluso un poco sorprendidos por el triunfo.

Viene un Gobierno que va a cambiar y luchar contra la desigualdad y defenderá hasta el último centavo los fondos que le pertenecen al pueblo panameño y que no va a tolerar la corrupción, exclamó visiblemente emocionado, según describen las agencias noticiosas.

Varela basó su campaña en los problemas del alza del costo de los alimentos que preocupa a muchos panameños, prometió congelar los precios de 22 productos de la canasta básica para tratar de controlar un repunte inflacionario. En los próximos cinco años, sostuvo, va a «servir» con «humildad» a todos los panameños, incluyendo a los que no lo apoyaron.

En realidad, Juan Carlos Varela recibe un país lleno de problemas en el orden económico y social, así como con prolongadas huelgas de constructores y maestros. Pero más allá de esos temas puntuales, uno de los grandes retos es solventar una deuda pública muy abultada que le deja en herencia el Gobierno de Martinelli, la cual se cifra en más de 20 000 millones de dólares.

Varela ya conversó con Nicolás Maduro y anunció, como una de sus prioridades a partir del 1ro. de julio, el restablecimiento de  relaciones diplomáticas con Venezuela.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.