¿Conseguirá Escocia independizarse del Reino Unido?

La campaña para la independencia de la región fue impulsada por el movimiento sociopolítico Yes Scotland (sí Escocia), y si la mayoría de los votantes responde afirmativamente, la nación se independizará el 24 de marzo de 2016

Autor:

Juventud Rebelde

La integridad territorial del Reino Unido, que tradicionalmente ha sido un símbolo de unidad, está en riesgo. Dentro de unos días Escocia, que los últimos dos años busca la soberanía, decidirá su futuro: seguir siendo parte del Reino Unido o no.

El 18 de septiembre los escoceses acudirán a las urnas para responder a la pregunta «¿Cree usted que Escocia debería ser un país independiente?». Podrán votar los escoceses mayores de 16 años. Si la mayoría de los votantes responde afirmativamente, la nación se independizará del Reino Unido el 24 de marzo de 2016.

Una parte de Escocia quiere ser un país soberano

A lo largo de la historia ingleses y escoceses se han enfrentado en multitud de batallas en las que se han perdido cientos de miles de vidas. Para 1707 Escocia formalizó legalmente su unión con Inglaterra y en el proceso de descentralización que tuvo lugar en 1997 consiguió una autonomía limitada. Desde 1999 Escocia cuenta con su propio Parlamento y poder ejecutivo. Sin embargo, sus competencias se limitan principalmente a la educación, la cultura, la salud, el transporte y el medio ambiente. Además, Escocia tiene tradicionalmente su propio sistema judicial.

Sin embargo, una parte de Escocia quiere más: ser un país soberano. La campaña para la independencia de la región fue impulsada por el movimiento sociopolítico Yes Scotland (sí Escocia), lanzado el 25 de mayo de 2012. El primer ministro escocés, Alex Salmond, pidió a los «verdaderos escoceses» que se pronunciaran a favor de la soberanía en el referéndum. Para Salmond es el momento de que Escocia tome el control de su propio destino.

Pero el Reino Unido no tardó en darse cuenta de que la independencia de Escocia era más que una mera hipótesis y durante el año pasado la cuestión fue de hecho uno de los principales problemas de la política interior del Reino Unido. Incluso la reina, Isabel II, estos días parece estar extremadamente preocupada por la probabilidad de que Escocia abandone el Reino Unido.

Un sondeo realizado la semana pasada reveló que un 51% de los encuestados apoyan la independencia, mientras que los partidarios de la unión se han reducido a un 49% en un cambio brusco frente a la ventaja de 22% que tenían los unionistas hace un mes.

De ganar el «sí» en la consulta, Escocia podría convertirse en un Estado independiente el 24 de marzo 2016, y entonces se celebrarían las primeras elecciones para elegir un Parlamento independiente escocés.

La fecha del referéndum tiene además una fuerte carga histórica para Escocia: el 24 de marzo del año 1707 se firmó el Acta de Unión con Inglaterra, que supuso el inicio de más de 306 años de dependencia. Sin embargo, la fecha coincide también con un momento simbólico: se cumplen 700 años de la batalla de Bannockburn, la victoria más importante de las tropas escocesas sobre las inglesas en las guerras de independencia.

Pero si ganase el no, es probable que Londres discuta con Escocia la posibilidad de ceder más poderes al actual Parlamento escocés, opinan algunos analistas. Cabe recordar que hace unos días Londres anunció el desarrollo de un plan de mayor autonomía fiscal para Escocia si esta rechaza su independencia en el próximo referéndum.

Conozca las regiones separatistas de Europa

España puede ser un ejemplo icónico de la existencia de los movimientos de autodeterminación en Europa.

(Con información de RT)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.