Haití conmemora quinto aniversario del desastre

A pesar del esfuerzo interno y la ayuda internacional, aún no han podido borrarse del todo las secuelas de la peor catástrofe de América Latina

Autor:

Juventud Rebelde

PUERTO PRÍNCIPE, enero 12.— Haití conmemoró este lunes el quinto aniversario del terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que en 2010 devastó el país, dejó más de 300 000 muertos y secuelas que hasta hoy, a pesar del esfuerzo interno y la ayuda internacional, no han podido borrarse del todo.

Cinco años después de la peor catástrofe de América Latina, el Gobierno del presidente Michel Martelly —sumido en la peor crisis política de sus años de gestión— decretó este 12 de enero como Día de reflexión y conmemoración y ordenó ondear todas las banderas nacionales a media asta en señal de duelo, reportó Notimex.

Ante la conmemoración los haitianos hicieron un balance sobre la situación del país y de las casi 80 000 personas que permanecen aún viviendo en campamentos de refugiados desde el fatal terremoto que dejó a 1,5 millones de personas sin hogar y pérdidas materiales calculadas en más de 7 900 millones de dólares.

No obstante, los haitianos siguen luchando por sobrevivir, en medio de la pobreza y la crisis dejada por una epidemia de cólera que hasta 2013 provocó más de 9 000 muertes y 635 000 enfermos. Una nueva tragedia que reforzó los efectos de la anterior.

El presidente Martelly ha asegurado que en estos cinco años su país solo ha recibido 4 000 millones de los 12 400 millones de dólares prometidos como apoyo por la comunidad internacional, dijo PL.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, llamó a unificar los esfuerzos para la reconstrucción de la pobre nación caribeña y afirmó que la recuperación enfrenta importantes obstáculos, que dificultan las gestiones locales y el apoyo de la comunidad internacional.

El lustro de luto y desolación que vive hoy Haití coincide con la peor crisis política de la gestión de Martelly. Opositores radicales le han presionado desde fines de 2014 para que convoque a elecciones parlamentarias y municipales para así renovar dos tercios del Senado y de todos los parlamentarios de la Cámara de Diputados, que terminó oficialmente sus funciones este propio 12 de enero.

El Gobierno debió convocar a fines de año a los comicios para renovar a 20 senadores, 112 diputados, 140 autoridades municipales y 1 140 representantes comunales, algo pendiente desde el sismo del 2010.

Según PL, esa crisis política ha tratado de ser resuelta por el Gobierno con la renuncia de varias figuras y la firma de un acuerdo entre los tres poderes del Estado que extiende el mandato parlamentario para facilitar la celebración de elecciones.

Pero las negociaciones para superar los problemas tuvieron poco avance, porque cada propuesta formulada por la presidencia era cuestionada por opositores que dilataban cada vez más el tiempo para encontrar soluciones.

No obstante, el domingo último Martelly alcanzó un acuerdo global con 23 partidos políticos para encontrar solución a la crisis pre-electoral, lo que alivió algo las tensiones.

Ahora se espera por las reacciones de los grupos radicales, que protagonizan protestas para desestabilizar al Gobierno, y de algunos senadores que han mantenido una actitud intransigente frente a los esfuerzos por superar la crisis.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.