Erradicar la pobreza y la desigualdad

La III Cumbre de la Celac escuchó en su primera jornada las posiciones de cinco organismos internacionales

Autor:

Juventud Rebelde

El encuentro se inició a las 11:30 de la mañana en el Centro de Convenciones de Pedregal, en la localidad Belén, situada a 15 kilómetros de San José, la capital costarricense.

Bajo el lema «Construyendo juntos», el primer día de trabajo programó dos sesiones prolongadas, en las que hablaron buena parte de los jefes de delegaciones.

Con el Mensaje de bienvenida del presidente anfitrión costarricense, Luis Guillermo Solís, pronunciado —por fragmentos— en español, portugués, inglés, francés y las lenguas indígenas maleku y bribi, se abrió el diálogo.

El Presidente pro témpore de la Celac, responsabilidad que este jueves entregará a Ecuador, se refirió a la desigualdad y la pobreza imperantes en la región, que dijo debemos erradicar juntos, también a las oportunidades para construir puentes en la zona.

Nuestros pueblos no solo exigen un buen Gobierno, sino que exigen alzarse con voz propia entre el resto de las naciones del mundo. Esta determinación y derecho ha sido defendida por muchos próceres de la independencia latinoamericana a lo largo de la historia, afirmó.

Solo el tiempo nos ha permitido comprender que es en el respeto a nuestra pluralidad y diversidad donde encontramos la unidad que tanto necesitamos, afirmó y recordó que uno de los principales objetivos del bloque regional, además de establecer estrategias de desarrollo desde el continente, es promover espacios de diálogo constructivo con países de todo el mundo.

Resulta necesario que la región promueva una agenda internacional que reconozca las necesidades de desarrollo de nuestros países. Fundamentalmente por los países del llamado Primer Mundo, y donde se tengan en cuenta estrategias a largo plazo desde las características y especificidades de las zonas en desarrollo del planeta, señaló el presidente Solis.

Entre los países más vulnerables de la región mencionó a los pertenecientes a Centroamérica.

No hay prioridad mayor en nuestro continente que garantizar la sostenibilidad de las políticas públicas, lo que significa poner en marcha los mecanismos internacionales y locales que permitan establecer estrategias para superar la pobreza y el subdesarrollo de los pueblos, afirmó, ambos temas previstos como ejes fundamentales de los debates de esta tercera Cumbre.

Propugnó que debían apoyarse también en el marco de las cumbres de las Américas y al señalar la importancia de las relaciones con otras regiones y países, destacó: «Hemos fortalecido también la dimensión multilateral de la Celac al procurar la puesta en ejecución de modalidades de coordinación con las instituciones regionales y subregionales, así como con países e instancias extrarregionales», lo que avaló con «el lanzamiento del foro con la República Popular China» y el que establecerá próximamente la Celac con la Unión Europea (UE) y otros actores globales».

«La voz de la Celac debe y tiene que escucharse y hacerse valer en el debate internacional», puntualizó Solís, quien concluyó: «Costa Rica ha cumplido».

El Presidente de Costa Rica dio la palabra a sus cinco invitados especiales, comenzando por Federica Modiglini, Alta Comisionada Europea para asuntos de exteriores y de seguridad, quien aseguró que este era un año importante para la UE y América Latina y podían contar con ella para llevar las relaciones a etapas superiores, no solo en las relaciones comerciales y económicas, sino también en un diálogo político.

Le siguió en el uso de la palabra José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, quien señaló entre otros temas que la próxima Cumbre de las Américas en Panamá será histórica porque por primera vez estarán presentes las 35 naciones independientes del continente, en clara referencia a Cuba.

Por su parte, José Graziano da Silva, secretario general de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, centró su discurso en el objetivo principal de esta Cumbre y de la región y apuntó que «erradicar el hambre es una meta audaz, pero no un sueño imposible», e hizo referencia al plan presentado por esta organización a la Celac para coordinar estrategias y diseñar acciones que enfrenten el hambre y la pobreza en los próximos diez años.

El plan nació de una solicitud realizada durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños celebrada en La Habana.

Da Silva precisó que la estrategia se concentrará en los países que muestran los resultados menos significativos en el combate contra el hambre.

«Nuestra meta es alcanzar erradicar el hambre antes de 2025, a la luz de experiencias exitosas», reflexionó con resolución el Director general de la FAO, quien dirigió el programa «Hambre Cero» que Brasil lanzó en 2003 y que se ha convertido en modelo para otros países.

Rebeca Greenspan, secretaria general iberoamericana, aplaudió el espacio que la Celac representa y su ingente tarea de encarar la pobreza y la desigualdad, una tarea que aseguró merece reconocimiento.

La Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), que ha acompañado a la Celac desde su formación, se escuchó en la voz de su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, quien tras presentar el saludo de Ban Ki-moon, afirmó que la presidencia de Costa Rica dejaba un legado importante, la celebración del Primer Foro China-Celac, y destacó el llamado del Presidente de Cuba sobre la pobreza y el hambre, que fue tan importante, por lo cual se concentraron en este punto.

Bárcena hizo un análisis de la situación y habló de los magros resultados económicos de la región al advertir que en 2014, «en un contexto de leve recuperación económica mundial y una tendencia descendente en el precio de las materias primas, América Latina y el Caribe en su conjunto creció en 1,1 por ciento».

El año 2015 será un «año difícil», agregó, pues su crecimiento económico no superará el 2,2 por ciento, aunque apuntó que hay heterogeneidad en el desempeño de la región, porque hay países que crecieron el 6 por ciento y otros tuvieron tasas negativas.

Sin embargo, destacó que el bajo desempeño no ha afectado la tasa de desempleo en la mayoría de los países, aunque lamentó que el ciclo de altos precios en materias primas no fue suficientemente aprovechado por todos para «apuntalar un cambio en las estructuras productivas, la inversión en tecnología y el conocimiento».

La Secretaria ejecutiva de la Cepal subrayó, por encima de los porcentajes relativos a la pobreza y a la pobreza extrema, lo que ello representa en personas: «Para una población de 623 millones de habitantes, todavía hay 167 millones de personas en situación de pobreza, de los cuales 71 millones se encuentran en condición de indigencia».

Este fue el preludio para el diálogo de los 33 países miembros de la Celac, iniciado tras un breve receso del plenario y la invitación hecha a los invitados especiales a que se retiraran, así como personalidades políticas, sociales e institucionales de Costa Rica presentes en la sesión inaugural.

En el salón plenario perduraban las palabras proféticas del documental presentado previamente sobre la esencia latinoamericana y caribeña… Mi canto es una cadena sin comienzo ni final y en cada eslabón se encuentra el canto de los demás… Es el momento de la siembra… Pegas el oído a la tierra que insiste en levantarse y respirar… Ya la tierra está madura, es tiempo de recoger… Sube a crecer conmigo hermano… Ha llegado el tiempo de amanecer…

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.