Kiev pide armas a EE.UU., pero Europa apura la vía diplomática

Las diferentes recetas para afrontar el conflicto ucraniano chocaron este sábado en la Conferencia de Seguridad de Munich

Autor:

Juventud Rebelde

MÚNICH, febrero 7.— El Gobierno de Kiev pidió este sábado armas para combatir a los separatistas prorrusos del este de Ucrania, algo a lo que Estados Unidos se mostró abierto, pero no Alemania y Francia, que apuran con un nuevo plan de paz las últimas opciones de la vía diplomática.

La Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), celebrada en la homónima ciudad de Alemania, fue escenario de la falta de entendimiento entre todos los grandes actores involucrados en la crisis de Ucrania —Estados Unidos, Rusia, Francia y Alemania—, este último encabezando los esfuerzos de mediación europeos, dijo EFE.

En la cita, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, aseguró que su país «tiene derecho» a recibir armamento defensivo dadas las supuestas «violaciones a su integridad territorial por parte de Rusia» y señaló que el conflicto no se cerrará hasta que occidente preste, además de apoyo económico y material, «también apoyo militar».

Para Poroshenko, la opción de no suministrar armamento al ejército ucraniano ya se ha mostrado ineficaz para atajar el conflicto.

El Presidente ucraniano respondía con estas palabras a la intervención que había realizado poco antes en la MSC el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, quien azuzó a Kiev al afirmar que «tiene derecho a defenderse».

La petición de Poroshenko, sin embargo, no contó con la misma acogida en Europa, donde Alemania y Francia están esbozando a contrarreloj un plan de paz que incluya las exigencias ucranianas y supere el filtro de Moscú.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande, realizaron esta semana sendos viajes relámpago a Kiev y Moscú para negociar directamente con Poroshenko y el presidente ruso, Vladimir Putin, su propuesta, de la que no han trascendido detalles.

Además, está previsto que este domingo se celebre una teleconferencia a cuatro bandas entre Merkel, Hollande, Putin y Poroshenko para abordar la iniciativa franco-alemana, que el propio Presidente francés definió como «una de las últimas oportunidades» para evitar la guerra en Ucrania.

Merkel, que intervino también en la MSC, reconoció que podría fracasar la propuesta europea, pero insistió en que el conflicto en Ucrania «no se va a solucionar de forma militar».

La cautela también articuló la postura del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, durante su intervención en la cita de Múnich, pues no pasó de decir que el Gobierno de Putin espera resultados que sean apoyados por todas las partes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.