Diálogo sobre bases de igualdad, respeto y reciprocidad

De cara a las conversaciones con Estados Unidos este 27 de febrero, la Isla reitera la exigencia de ser excluida del listado «del terrorismo» y sostiene el derecho al pleno funcionamiento de su Misión en Washington

Autor:

Enrique Milanés León

El subdirector general de la Dirección de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Gustavo Machín, informó a la prensa que Cuba confía en recibir, en las conversaciones con la delegación norteamericana del 27 de febrero, respuestas sobre su exclusión de la lista de países que patrocinan el terrorismo y sobre la situación bancaria de la Misión de la Isla en Washington ante la carencia, desde hace más de un año, de una institución para sus trámites.

En la sede de la Cancillería, Machín recordó que esos asuntos fueron planteados por nuestra delegación en la primera ronda de diálogos, efectuada en La Habana en enero pasado, y que ahora, como entonces, son muy importantes para la creación de un contexto apropiado con vistas al restablecimiento de relaciones diplomáticas y a la apertura de embajadas en ambas capitales.

Otro importante adelanto del diplomático fue anunciar que Estados Unidos aceptó la propuesta hecha por la delegación cubana en julio del 2014, y reiterada en enero del 2015, de sostener un intercambio sobre derechos humanos, decisión que satisface mucho a la Isla, según comentó.

«La delegación cubana lleva a Washington una propuesta concreta para efectuar este diálogo sobre bases de igualdad, respeto y reciprocidad», sostuvo Machín antes de referir que durante la primera ronda nuestros representantes expresaron las serias preocupaciones de La Habana en torno a situaciones que se presentan en el ejercicio de los derechos humanos en Estados Unidos.

Sobre la postura con que nuestra delegación encarará este paso en el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas y normalización de los vínculos, Machín señaló que iremos a Washington con espíritu constructivo para dar continuidad a las conversaciones iniciadas en La Habana.

«La delegación insistirá, como en la primera ronda de conversaciones, en la observancia de los principios del Derecho Internacional y de las obligaciones emanadas de las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares, en lo que se refiere a las funciones y el comportamiento del personal diplomático, el respeto a las leyes nacionales y a la no intervención en los asuntos internos de los Estados», explicó.

En el intercambio con reporteros cubanos y extranjeros, Machín comentó la preocupación de Cuba acerca de cómo pudiera explicarse que los dos vecinos restablecieran relaciones diplomáticas manteniendo a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo internacional. «Sería un contrasentido», consideró.

Ante una pregunta, el diplomático respondió que la posibilidad de que se restablezcan las relaciones diplomáticas antes de la Cumbre de Panamá —en abril próximo— depende de Estados Unidos, no de Cuba. «Dependería de que seamos excluidos de la lista de países que auspician el terrorismo. No hablamos de condiciones, sino de cómo los dos países podemos hallar solución a un asunto que realmente pudiera ser un contrasentido», argumentó.

Sobre las posibilidades de eliminar el bloqueo, paso esencial para la normalización de las relaciones, Machín reveló que las delegaciones de congresistas y senadores que vinieron recientemente dijeron que, si ellos logran llevar al pleno de ambas cámaras un proyecto de Ley sobre su levantamiento, cuentan con los votos mayoritarios.

«Dicen que tiene apoyo bipartidista. Me siento optimista cuando legisladores norteamericanos sacan esas conclusiones», agregó el Subdirector de asuntos de Estados Unidos de nuestra Cancillería antes de reconocer que el proceso legislativo norteamericano es sumamente complejo y a menudo está mediado por otros factores.

Machín insistió en que Cuba actualiza su modelo económico por propia voluntad y en que en las conversaciones con Estados Unidos no se negocia nada referido al orden interno de la Isla. «Lo que pasa en el orden interno de Cuba es ciento por ciento decisión de los cubanos», afirmó.

Entre otros asuntos, el diplomático reiteró nuestro derecho soberano a otorgar asilo político, apegado a las leyes internacionales, aunque recordó que Cuba ha extraditado a los Estados Unidos a norteamericanos perseguidos por la justicia. «Cuba no ha constituido, ni va a constituir, un refugio para personas que violan la Ley», sentenció.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.