Un volcán en Panamá - Internacionales

Un volcán en Panamá

Se produjo la denuncia, el repudio y la confrontación en la capital istmeña entre la verdadera y legítima sociedad civil cubana y el mercenarismo

Autor:

Juana Carrasco Martín

CIUDAD PANAMÁ.— Los mercenarios entraron por la puerta trasera; no se atrevían a dar la cara, a pesar de que los manejos turbios de los organizadores les permitieron estar en el Foro de la Sociedad Civil, una ofensa para el Gobierno de Panamá y una emboscada sin éxito contra la digna delegación cubana.

La protesta a las puertas de la Sala Vasco Núñez de Balboa del hotel El Panamá, sede del Foro, se informó por los medios de comunicación, que supieron de las irregularidades de un proceso en el cual 28 delegados de la Isla no recibían su credencial, a pesar de que los 68 miembros habían cumplido los requisitos de inscripción y recibido en Cuba la confirmación de su aceptación.

Gracias a la protesta, a pocos minutos de la apertura se logró que entraran todos. «Allí reiteramos las denuncias acerca de la presencia en el Foro de los mercenarios y nos retiramos por respeto al presidente Varela, que tendría a su cargo la inauguración. La delegación cubana no compartirá el mismo espacio que los mercenarios y terroristas», dijeron luego en un comunicado de prensa.

Personalidades de la intelectualidad como Omar González, Fernando Martínez Heredia, Abel Prieto, Luis Morlote y Heriberto Ferraudy están en ese grupo que no había recibido las credenciales, que también incluye al presidente de la Oclae, Ricardo Guardia Lugo; el cooperativista agropecuario Yoerky Navarro; Alfredo Pérez, de los CDR; Ramón Cardosa de la FSM, así como el joven historiador Elier Ramírez y el periodista Yoerky Sánchez.

Es una encerrona, porque quieren intentar legitimar a quienes no tienen legitimidad,  señaló Abel Prieto tras la enérgica denuncia hecha a la prensa acreditada aquí por el presidente de la Uneac, Miguel Barnet.

Se le pide al Presidente de Panamá que haga cumplir la invitación que realizara a la sociedad civil cubana, agregó.

Cuba puede tener un diálogo civilizado con Estados Unidos, pero no está dispuesta a aceptar humillaciones, no lo ha hecho jamás en los últimos 56 años de su historia y en la más que centenaria lucha por su independencia, apuntó Barnet.

Un grupo de venezolanos se unieron a la protesta en solidaridad con Cuba, además de que también una docena de ellos estaban excluidos hasta ese momento. Al retirarse coreaban: «Unidad del pueblo y movilización para la defensa de la Revolución» y «No, y no, y no nos da la gana, de ser una colonia norteamericana».

Esta lucha no es de uno, esta lucha es de todos, es del pueblo y por el pueblo, coreaban también latinoamericanos que se sumaban al reclamo.

Retirada y protesta

La denuncia cubana se mantenía en los predios del Hotel El Panamá, en los momentos en que comenzó la instauración del Foro de la Sociedad Civil, donde los delegados antillanos que acudieron a la invitación del  presidente de la República, Juan Carlos Varela, abandonaron el plenario, en rechazo a la presencia de terroristas y mercenarios.

Apoyada por los jóvenes que participan en el Foro de las Juventudes de las Américas, la delegación de la Isla, que había dejado claro su rechazo a la manipulación, expresó sus razones, entonó el Himno de Bayamo, y salió de la Sala antes de que el presidente Varela pronunciara su discurso.

A las puertas del Centro de Prensa, Luis Morlote, vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, argumentó la decisión: «Nunca dialogaremos con vendepatrias; respetamos el mandato que nos han dado 11 millones de cubanos. No podemos estar junto a quienes están vinculados con los terroristas».

Precisamente fotos de uno de los mercenarios junto a Posada Carriles, organizador de la voladura en 1976 del avión de Cubana en que murieron 73 personas eran enarboladas, junto a banderas cubanas, por los embravecidos hijos de Martí y Maceo.

Declaraciones enérgicas de dos hombres de diversas creencias religiosas, Enrique Alemán y Joel Suárez, refrendaban la firme posición cubana. Los mercenarios acreditados solo se atrevieron a entrar al recinto cuando salió la combativa delegación de la Isla.

Exigen expulsar al asesino del Che

El joven dirigente de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), Ricardo Guardia Lugo, dio  también otra muestra de dignidad, a nombre de su organización, en la primera jornada de los foros paralelos de la Cumbre de las Américas, al denunciar la presencia de un connotado terrorista que se jacta de haber participado en la captura y asesinato del Che.

«Solicitamos a las autoridades panameñas que expulsen del país a Félix Rodríguez Mendigutía y exigimos a los organizadores del Foro de la Sociedad Civil que los mercenarios abandonen de inmediato el evento», denunció en una carta pública.

El joven dirigente de la Oclae, organización que reúne decenas de agrupaciones universitarias y secundaristas de la región, afirmó que desde el arribo a Panamá de la delegación cubana han estado denunciando el vínculo de mercenarios admitidos en los Foros de la Sociedad Civil y de las Juventudes con connotados terroristas y mostrado las evidencias de que trabajan a sueldo de entidades fachadas de la CIA, como la NED y la Usaid.

En el folleto Mercenarios en Panamá, que Guardia Lugo mostró a la prensa, existen reveladoras fotografías de Luis Posada Carriles con uno de los inscritos en el Foro de la Sociedad Civil. El joven también denunció el criminal historial del terrorista Félix Rodríguez.

Los representantes de la Isla no fueron los únicos en repudiar la presencia en la nación istmeña del asesino del Che. Sindicalistas panameños impidieron que montara una «escena» de honores a nuestro Apóstol.

El dirigente de la Oclae, Ricardo Guardia Lugo, denunció la presencia en Panamá de un personaje aborrecible para los cubanos: el asesino del Che. Fotos: Juvenal Balán

Voz de Cuba en los foros

Con el Foro de las Juventudes de las Américas, en horas de la mañana, y de Sociedad Civil, en la tarde, se iniciaron los eventos paralelos de la VII Cumbre de las Américas, pero, como ya explicamos, a media mañana una parte importante de los delegados de las asociaciones y Organizaciones No Gubernamentales de Cuba todavía no habían recibido sus credenciales.

Entretanto, el gerente general de la Pepsi Cola ya había pronunciado su discurso para los jóvenes emprendedores, porque así se les ve, como entes del capitalismo y de una élite que excluirá permanentemente a la gran mayoría de la juventud. También dio la bienvenida a este Foro, en el que participan más de 400 delegados, la vicepresidenta y canciller de Panamá, Isabel de Saint Malo.

No obstante los contratiempos, Cuba no ha dejado de exponer verdades sobre las realidades de los jóvenes en la región, aseguró a Juventud Rebelde una de las delegadas a la Mesa de trabajo Gobernabilidad democrática y participación ciudadana, lo que ya nos había corroborado también otro de los muchachos de la Isla, presente en el debate sobre educación y salud.

Muchas de las recomendaciones que acordaron los cientos de jóvenes que participaron el pasado marzo en el Foro cubano de juventud sobre las Américas que quieren y sueñan, han sido expuestas ya en esos espacios de debate. Ellos están seguros de que tales propuestas formarán parte de la Declaración de Juventud que presentarán este jueves a los Jefes de Estado de la VII Cumbre de las Américas.

Yisell Rodríguez Milán y Yuniel Labacena, periodistas de Juventud Rebelde, nos hacían saber que las cosas marchaban en sus respectivas áreas.

Los jóvenes cubanos participaban en una batalla de ideas, «en un debate duro», aseguró Susely Morfa, segunda secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, quien también apuntó que en la Declaración que presentarán el jueves está la voz de los jóvenes cubanos.

Las trampas no funcionan

«La lucha por la democracia, en la agenda», era un titular del diario La Prensa, que destacaba a los mercenarios cubanos y a los opositores venezolanos, elementos aupados por los organizadores de estas reuniones creadas por Estados Unidos y esa OEA que, con tanta exactitud, Cuba calificara como el ministerio de colonias de Washington.

¿Acaso utilizo un lenguaje fuera de época? No lo creo, la pretensión de mantener a la América Latina y al Caribe como su patio trasero continúa siendo el objetivo, y los planes de desestabilización para aquellos que mantienen en alto dignidad, soberanía e independencia se recrudecen. Las informaciones sesgadas de los medios locales y la vista de autoridades metropolitanas recibiendo a opositores venezolanos confirman que en Panamá han pretendido tenderle una trampa a la izquierda.

En ese contexto, Estados Unidos sitia la ciudad de Panamá para la Cumbre, como titulaba La Estrella de Panamá, que informa que más de un centenar de agentes del servicio secreto estadounidense y un arsenal de armas protegerán al presidente Barack Obama durante su estadía en el país istmeño. Lo digo con total ironía, la presencia de terroristas cubanos de Miami y de violentos golpistas de Venezuela, amigos de Posada Carriles, justificaría por sí sola que los servicios de inteligencia de Estados Unidos tanteen el terreno para proteger a su presidente.

Incluso la derecha venezolana se da el lujo de anunciar protestas y concentraciones en Panamá durante la Cumbre. Habrá que tener cuidado no coloquen alambres en las calles para degollar a transeúntes, como hicieron el pasado año durante las guarimbas en Caracas y otras ciudades venezolanas, lo que causó la muerte de más de 40 personas, en su mayoría chavistas.

Parece que la alcaldía de la ciudad abrió el banderín para la mencionada manifestación de la oposición venezolana aunque, por su lado, el vicecanciller Luis Miguel Hincapié dijo: «Esperamos que nadie venga a Panamá a infringir las leyes». Un detalle: el diplomático también afirmó que «en todo este tipo de cumbres se dan protestas, eso es inevitable».

El ambiente se calienta. Cuba está bien parapetada en su trinchera de razones y en su defensa de verdaderos derechos humanos, que incluyen logros económicos, sociales y culturales para toda su población.

Ha sido una jornada larga y de combate por la dignidad del pueblo que desde la Isla avala el pronunciamiento de la delegación cubana: «No compartiremos el mismo espacio de mercenarios y terroristas». Una vez más se exige «que sean expulsados del evento por no representar al digno pueblo cubano».

Sube la marea en la bahía, metafóricamente, puede desbordar el Canal.

Hoy en la agenda

Este jueves los Grupos de trabajo de Sociedad civil se reunirán para la preparación de las recomendaciones a elevar a los Jefes de Estado previo a la VII Cumbre. Los salones para ese encuentro tienen nombres muy sugestivos: Diamante, Topacio, Coral, Zafiro, Cristal, Bellavista y Bellamar.

En la tarde esos grupos de trabajo alistarán las recomendaciones a los Jefes de Estado. ¿Estará la delegación cubana? Nadie puede dar una respuesta. Cuba no puede compartir espacio con la gusanera.

En la jornada se llevará a cabo el Foro de empresarios e iniciará la Cumbre de los Pueblos con el esperado concierto de Silvio Rodríguez.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.