Atentado en capital iraquí deja más de 30 víctimas fatales

Terroristas del Estado Islámico reconocieron la autoría de las explosiones. Varias decenas resultaron heridas en las últimas horas

Autor:

Juventud Rebelde

BAGDAD, abril18. — Al menos 28 personas murieron y decenas resultaron heridas en la capital iraquí en las últimas horas a causa de varias explosiones de bombas reivindicadas por terroristas del Estado Islámico (EI), reportaron fuentes policiales iraquíes.

Un hombre falleció en el distrito Al-Jadida del oriente de Bagdad por la detonación de un artefacto que también ocasionó seis lesionados en un tramo de carretera donde se detectó presencia de islamistas radicales sunnitas, refiere Prensa Latina.

El estallido de otra bomba dejó un saldo idéntico en el área de Al-Kifah, añadió un portavoz de la policía al observar que las deflagraciones han sido muy frecuentes en Bagdad en las últimas semanas a la par de las victorias gubernamentales sobre los "takfiristas" (extremistas sunnitas) del EI.

Según el mismo vocero, desde ayer en la tarde-noche hasta este sábado perecieron otras 27 personas por el estallido de dos coches bomba, uno en un mercado popular del barrio Al-Amel, en el suroeste bagdadí, y otro en el de Al-Habibiyah, en la zona este de esta ciudad.

Dichas víctimas se unieron a los dos fallecidos y ocho heridos por el ataque suicida de ayer cerca del consulado de Estados Unidos en el barrio cristiano de Ainkawa de Erbil, la capital de la Región Autónoma del Kurdistán iraquí, cuya autoría se atribuyó el DAESH, nombre árabe del EI.

El Ejército y las fuerzas de seguridad apoyados por voluntarios chiitas de la Movilización Popular (MP) y miembros de tribus sunnitas afirman haber infligido serios reveses a islamistas del DAESH en regiones de las provincias de Salaheddin (norte) y Al-Anbar (oeste).

Agencias de ayuda humanitaria y autoridades locales estimaron en más de 25 000 el número de personas que huyó del centro de Ramadi, la capital de Al-Anbar, como consecuencia de las violentas operaciones militares iniciadas el 8 de abril contra los terroristas islámicos.

El avance hacia Ramadi de refuerzos del EI, de un lado, y tropas federales, del otro, aceleró el éxodo de numerosas familias hacia Khaldiya, Habaniyah y los suburbios sur y oeste de Bagdad, lo que desde hace días provoca extensas filas de automóviles en carreteras de acceso a la capital.

Por orden del primer ministro y comandante de las Fuerzas Armadas iraquíes, Haider Al-Abadi, el Gobierno envió con celeridad refuerzos y pertrechos militares a Al-Anbar para apoyar a las tropas desplegadas allí y amenazadas por la todavía significativa presencia de extremistas.

El notable de la tribu sunnita Albou Fahd, Rafi Abdul Karim al Fahdawi, indicó que los clanes de Al-Anbar autorizaron a Al-Abadi a que incorpore a los chiitas de la MP en las operaciones para reconquistar esa demarcación, pues ello incidirá en un cambio de la correlación de fuerzas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.