Trabajadores colombianos exigen tregua bilateral

Una manifestación el 23 de julio próximo en Colombia tendrá como objetivo apoyar los diálogos pacificadores entre el Gobierno y las FARC-EP

Autor:

Juventud Rebelde

BOGOTÁ, julio 10.— La Central Unitaria de Trabajadores Colombianos (CUT) respaldará la manifestación programada para el 23 de julio próximo en Colombia con el fin de demandar la instauración de una tregua bilateral y apoyar los diálogos pacificadores entre el Gobierno y las FARC-EP, confirmaron directivos del gremio.

Es hora de movilizarnos en las calles y otros escenarios para exigir una pronta solución política al conflicto interno y conquistar la paz con justicia social, declaró a Prensa Latina Alberto Vanegas, uno de los dirigentes de la organización sindical.

Tal jornada a favor de la distensión, que incluirá actos y marchas, será antecedida por foros y otras iniciativas, a fin de pedir avances en las conversaciones de La Habana entre el Gobierno y FARC-EP.

La CUT se unirá a Clamor Social, Cumbre Agraria, Marcha Patriótica, el Partido Comunista Colombiano, Poder Ciudadano y otras agrupaciones para abogar, además, por la disminución de la intensidad de la guerra hasta conseguir la paralización total de las ofensivas militares, enfatizó Vanegas.

La conflagración se recrudeció desde mediados de mayo, tras la reanudación de los enfrentamientos entre Gobierno y guerrilla que  llevaron a la suspensión de la pausa en el conflicto, decretada con anterioridad por los insurgentes.

Esta semana el grupo rebelde dio a conocer que reactivará el cese el fuego de manera unilateral a partir del 20 de julio y por espacio de un mes; se trata de la sexta disposición de ese tipo adoptada por las FARC-EP, si bien ninguna ha sido acatada por el Gobierno.

Aunque, hace solo unos días y luego de que las naciones garantes y acompañantes al proceso de paz en La Habana (Cuba, Noruega, Venezuela y Chile) pidieran a las partes el desescalamiento del conflicto, el Ejecutivo de Juan Manuel Santos anunció que es posible cambiar su posición inicial, opuesta a un alto el fuego en el terreno, antes de la firma de un acuerdo final de paz. Podría ser, afirmó Humberto de La Calle, jefe del equipo negociador, «en la medida en que dicho acuerdo sea serio, bilateral, definitivo y verificable».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.